lundi, octobre 01, 2007

Sonata para un hombre bueno...

LLegué tarde al salón de honor de la facultad de Economía de la Univ. de Chile. el 5 de septiembre, donde se le rendía un homenaje tras un año de su muerte... LLegué tarde a su vida (como conté aquí), y a su homenaje...

¿Porqué será que a veces el tiempo propio, no se ajusta a los trámites de la vida, y lo urgente (apelaciones de isapres y anexos varios), perjudica lo importante, como el estar donde se debe, en el momento que se precisa?...

Mientras venía en el bus desde Viña, mi papá me llama al cel y me dice en voz baja: "Esto está lleno, la ceremonia es preciosa y hasta te nombraron a ti".... Y cuando llegué, la ceremonia y el cóctel ya habían terminado, pero igual quedaba harta gente. Saludo al amigo de mi papá, Jaime, el padre del homenajeado economista, y me dice: "¿Te dieron cuaderno, cierto?", "No", respondo... y acto seguido me dan uno, como el de la foto...

Y entonces, ante mi enorme sorpresa, veo que no es un cuaderno para escribir... Sino que es una recopilación de textos que aludieron a Jaime cuando murió, entre ellos, uno mío. El que hice para su funeral, que publiqué en este blog entonces y que linké arriba... Quedé maravillosamente sorprendida de verlo en el libro-cuaderno...

Nunca supe cómo esta familia dio con mi escrito... pero me gustó tanto que les haya gustado... A mis letras las titularon "Llovía"... por una frase que escribí entonces... haciendo una metáfora entre la lluvia (en septiembre) como lágrimas del cielo, por "la muerte enamorada"...


Entonces mi papá me presentó a Patricia, la gestora de todo esto, hermana de su amigo Jaime, a quien fotografié con su collar nuevo, con mi papá mirando al frente y con su sobrino Cristóbal mirando el collar. Patricia me miró fijo con sus enormes ojos y se acercó a mí con sus brazos delicados... Y me dijo: "Cuando yo leí lo que escribiste, supe que tenía que hacer este proyecto"... Quedé tan agardecida y emocionada... y la abracé.


Además, esta familia, no dejó que las ideas de mejorar el mundo de la infancia, (y con eso todo lo demás), estructuradas en un proyecto hecho para, y alabado en, la Moneda, se quedaran sin destino, y crearon la Fundación Crispilago . Por supuesto, yo ya soy voluntaria...

Y si bien no quise llegar tarde al homenaje póstumo, a veces no hay mal que por bien no venga. Yo sufro de insomnio (no se lo doy a nadie), y no tenía la receta de las pastillas... Así, la víspera del día agendado para homenajear al hombre querido y querible que nunca conocí, para hacer el ejercicio de la psicóloga "haz algo, porque quieres, no porque debes", y hacer algo distinto que ver el techo (no tenía tele), fui al cine. Al mall Marina Arauco (de Viña, obvio) y vi una película alemana de 2006, "La vida de los otros" que me llegó al fondo del corazón.

Lloré, aplaudí, llamé a un par de personas a medianoche para que no dejaran de verla... porque era una obligación verla. Entre ellas a mi papá, porque me acordé de Jaime, el hijo de su amigo, a quien imaginé un poco así como el tipo de la peli, en lo eximio de su profesión, y en la grandeza a la que puede alcanzar el alma de una persona. Le conté sobre la peli a Patricia, y también a Jaime, padre.

La peli parte con una fiesta donde un gran dramaturgo, le regala las partituras para piano de "Sonata para un hombre bueno" supuestamente de Beethoven... pero según mi investigación en la web, fue hecha en pleno rodaje, por Gabriel Yared y Stéphane Moucha. No obstante, la verdad debe estar en la web page oficial, en alemán (me encantó la estética de la web y ahí se escucha la musique).. a ver si le pido a mi hermana emberlinizada que me ayude, ahora que está de vacas por chilito, a detectar el autor...

Bella en cualquier caso, le peli y la música (y por cierto, mi hermana)... Pude recomendar (el film) a Jaime, Patricia y a otros ahí (para saber más sobre esta peli, se puede ver un comentario documentado y un video en este link). Quise obtener la música también, pero no pude... -si alguien me la envía, yo estaría muy agradecida-.

Luego, una vez en casa, leí el cuaderno y volví a sentir que Jaime era un hombre bueno. Hay escritos de una bondad y estética realmente conmovedores. Soy una agradecida de haber sido obsequiada con el regalo de compartir un espacio de papel con todas esas letras... incluso de Michelle. No un discurso de estado, sino un texto donde hay anécdotas...

Gracias a toda la familia Crispi Lago, por el regalo al mundo de ser así de generosos y haber hecho que yo pudiera estar más cerca de sus vidas...



5 commentaires:

Aynna Dannan a dit…

... recuerdo hace un tiempo a una mujer que tras un velo negro y secreto hablaba de una vida sin sentido... una vida sin encontrar un camino, un lugar en este espacio...

Qué hermoso es darse cuenta que uno, con un momento de deternese a pensar en la vida de otros puede influir ya no en su vida si no en como lo recordarán tras su muerte y además ser reconocido por ello.

Te felicito por el escrito, sincero y hermoso y por haber sido nombrada (y reconocida) en el cuaderno...

Me gustó mucho como lo etiquetaste: bondad.

Un beso.

sole a dit…

Katina, me encantó leer esto tan bonito que escribiste de alguien sin siquiera conocerlo. Te felicito por lograr un respirito de emoción en los que lo hemos leído.
Felicitaciones también por haber sido incluida en ese importante registro-bitácora.

La Sole

Carolonline a dit…

KATINA ME ALEGRO MUCHO PUES RECUERDO QUE TB TE SERVI DE ENLACE PARA QUE EDUARDO LEYERA TUS PALABRAS,CARIÑOS,CAROL

Elisa de Cremona a dit…

querida,
vaya qué alegría leerte homenajeada y homenajeando...
cuántas cosas pasan, verdad?
UN besazo

Bernardo López a dit…

Hola, hoy visite tu blog y me gusto harto, te voy a agregar a mis links.
Saludos