Rituales Urbanos

“Vamos al San Cristóbal, yo te acompaño”, me dijo Flavio por gmail, cuando le conté que andaba mal con el tema pegas, porque si bien he ido a harta entrevista y cosas, aún no hay nada bueno, concreto y estable al respecto. Entonces, como lo necesito con urgencia, iría a San Expedito... A una iglesia cerca de mi casa que encontré (Simón Bolívar con Antonio Varas). (Igual, aunque no sea católica, voy donde mister Santo, ja).

La cosa es que fui caminando a la iglesia esa justo cuando una de mis “cartas” me dijo, “Mira no va a ser para el lunes, yo creo que para jueves o viernes”...

Esa noche, vino C. a comer. Él lee el naipe español, me lo leyó y me dijo algunas cosas que me gustaron, y otras que me asustaron...

A la mañana siguiente tenía en mi gmail “Oye, me las ingenié para saber antes, y es sí, y empiezas el martes a las 9 am”. Me puse feliz. ¿San Expedito me ayudó?... Es un reemplazo en la biblioteca, de nuevo, igual que el año pasado, y me encantó. Pero no era sufi... Había que hacer algo más...

El viernes quedamos con el Flavio que iríamos a la Virgen del San Cristóbal. Onda porque seguro en los lugares de oración se conjuga una energía especial... Beneficiosa para los pedidos desesperados, como los nuestros.

Ese día en la noche, además, hicimos un ritual en la casa para las buenas vibras, ondas, abundancia y demás. Producido igual. Como F hace Reiki y sabe de meditación, la guió. Teníamos música precisa para eso. Anotamos qué necesitábamos para lograr lo que queremos lograr, pero no onda, “suerte, dinero, pitutos”, sino onda, tranquilidad mental, emprendeduría, paciencia, prudencia, etc. esas cosas. Lo que queremos lograr es felicidad, paz, bienestar económico, etc.

El haber hecho esa distinción fue súper potente para mí en el ritual. Pusimos velas, aromaterapia especial, ciertas piedras, sacamos algunas cosas, pusimos cojines, y luego, con el papel doblado sobre el corazón, F llevó la meditación ¡súper bien! Tanto, que tuve ¡¡¡unas visualizaciones increíbles!!! Les conté (a F y V) y me comentaron que eso era súper poco usual, y bueno, y seguro era una señal súper positiva. Fue heavy. Terminamos a las 2 am...

A las 10 am Flavio estaba en mi casa tomando desayuno, y a la media hora partimos al San Cristóbal. Años que no iba... (La V me preguntó porqué el cerro se llamaba así, si estaba ese santo ahí igual que la Virgen... Moya, pero buenas preguntas, que buscaré alguna vez)...

Flavio y yo figurábamos con nuestras botellas de agua, cámaras y bloqueador solar porque ¡hacía un calor!... uff, para asarse. Vi N gente en bici, con niños en sillitas atrás, precioso. Subimos caminando, por la parte de asfalto y también pos los senderos. Paseamos por el jardín japonés, uno mapuche, y por la piscina Tupahue (hermosa). Nos subimos a un balancín y nos tiramos por un refalín, ¡Súper! Pasamos por la casa de la cultura, de piedra y bugambilia en flor, preciosa... donde todos los domingos de marzo a mediodía hay recital de algo gratis.

Llegamos así a los pies de la Virgen, donde venden postales y cosas para comer en mesitas. Súper bonito. Subimos... Yo llegué ahí debajo de la Virgen a hacer mi "oración", pero no pude mirando al Cristo que está ahí. Todo lleno de heridas, con sangre en la cara, con lanza y corona de espinas.... Casi desnudo, clavado, mirando hacia abajo, moribundo o muerto, ultra adolorido... No pude mirarlo y “pedirle”... ¿Cómo alguien puede pedirle algo a alguien en esa situación?... En cambio la Virgen... Blanca, alta, erguida por sobre todos, y de brazos y manos generosas... Otra cosa...

Bajé hasta donde pude verla y cerré mis ojos. Recordé todo lo de meditación que me enseñó la Mac, y me imaginé el cordón de luz con el centro de la tierra... Me invadí de luz blanca mientras procuraba unirme con la energía universal. Miré al Flavio que estaba cerca, y lo envolví también. Recordé mis visualizaciones y las llené de luz blanca y dorada después. Así estuvimos un rato, meditando...

Debo decir que es la primera vez en mi vida que subo hasta la Virgen en son de oración, y me cargó que la gente hablara por celular ahí, como si estuviera en cualquier parte... Qué curioso, supongo que si hubiera ido de turista, como siempre antes, me hubiera dado lo mismo... Pero ahora que sé esto, imagino que seré siempre mucho más respetuosa con lugares así.

El Flavio y yo bajamos, nos comimos una empanada de pino y unos huesillos con mote, la muerte (empanadas ricas $700 c/u, huesillos en vasos de vidrio y generosos, $600 c/u pero se nos acabó el agua, y las bebidas eran caras). Comimos rico, y contentos, bajamos...

"¿Tomamos el teléferico o caminamos?", me dijo Flavio. Caminemos, dije. Y nos metimos por un sendero, que parecía sendero, pero -luego supimos- no era (en ninguna parte había un cartel de no pasar o algo)... Y ¡Nos perdimos!

Era súper solo el camino y compli, menos mal que había sol. Estuvimos haaaaaaaarto rato ahí. En algunas partes me urgí, se veía un precipicio de proporciones si uno pisaba mal. "No mires para abajo" me decía Flavio, que me ayudaba y sabía algo de montaña.

No teníamos agua y hacía mucha sed. Él tenía un GPC y me dijo “estamos en medio de la nada”... Yo veía cerro y cerro y cerro... Era como estar en medio de una selva en el sur, y no a pocos metros de Santiago....

En un minuto vimos unas personas que vivían ahí, como en campamentos (indigentes), pero no quisimos meternos, y seguimos.... Al rato de seguir en medio de la nada, Flavio se adelantó a “reconocer terreno”. Y fin del camino, no se podía seguir... Nos devolvimos y pasamos por donde estaban las personas. Amables, nos indicaron por donde salir.

Un poco más allá había otra “casa”...Y vi un plato con comida para perros (hecha). Me vino una cosa al alma ¿cómo es una persona que, viviendo acá y así, en medio de un cerro, se las ingenia para tenerle comida a unos perros?.... Le dije a Flavio que quería hacerle una entrevista a esa persona. Así conocimos a don Tomás. Flavio sacó su cámara y me hizo de camarógrafo... Tenemos que editar el video. Eran cerca de las 5 pm. entonces.... Seguimos.

Otra vez perdidos, en medio de una ladera de piedras, muertos de calor, de cansancio, con dolor de pies y de piernas, con la boca muy muy seca y sin agua.... Y entonces, cuál aparición, vimos un tipo a caballo que era como un guardia o similar del cerro... Nos indicó el modo de salir y nos acompañó... Aparecimos detrás del Sheraton... y desde ahí a caminar a todo sol hasta el auto, en Pedro Valdivia Norte.

Llegamos, y nos zampamos 1 botella de agua mineral cada uno, y nos volvió el agua/alma al cuerpo. En ese lugar había wi-fi, vendían café helado (tomé uno, rico) y quiches... y arrendaban bicis incluso con asiento para niños. Defi, hay que pedir mapas al inicio (y por si, subir en teléferico, desde abajo hasta la cumbre y bajar en funicular, cuesta 3 lucas por persona).

Eran pasadas las 6 cuando nos fuimos, sucios, súper adoloridos, pero muy, muy contentos.

Mis fotos del día en el albúm (¡Pínchalo!, poniendo el cursor sobre la foto),
San Cristóbal, Flavio y Katinita

Flavio hizo un una cosa bonita, aquí.

Imagen: Foto que saqué yo, de una fuente geométrica de piedra, en un jardín mapuche del cerro, con vista de Santiago. Me encantó esta obra... Es de piedra, tiene agua, me gustó la forma, el material, la onda... el lugar... Es como de ritual según yo... Para un ritual urbano, por eso la elegí para ilustrar este post.

Commentaires

Flavio Camus a dit…
Estuvo bueno
Hace mucho tiempo que iba a un cerro a perderme.
Gracias por la buena aonda, la proxima salida sera a un cafe, lo juro, y no derramare el agua mineral esta vez! XD
Al final del dia, lo que queda son las cosas que lograste, los miedos que venciste, las personas que conociste y las realidades a las que te enfrentaste. Ante eso, creo que fue uno de los buenos dias que he tenido en anios!.
Cuidate mucho, hasta la proxima aventura!
Anonyme a dit…
a. "madre sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a vos". Es la leyenda que sale en la "medalla milagrosa", y que la Virgen María le habría dado a conocer a Catalina Laburé. Se trata de una aparición en París, y de hecho, el Strio, está en el medio del ajetreo parisino. Quizás le sea cercano.
b. cuente con mi oración. Y tenga confianza. No desespere: "nada te turbe, nada te espante, todo se pasa...".
Slds. Buen marzo.

Posts les plus consultés de ce blog

Los 10 mejores piropos de mi vida

Bye bye Wai Kitai

El arte de mi alma (la previa)