Dejando de querer

“Se me derrite la boca

cuando él me besa yo me me vuelvo loca,

Se me derrite la piel

si me toca él, si me abraza él

Yo me vuelvo looooooca”.

Esta canción me encantaba. La voz ronca, el ritmo aflamencado, me fascinaba… Pero, cada vez que yo la escuchaba, o sea fijo que la imagen de Él se instalaba en mi cabeza, me venía ese bloqueo de alma que no deja respirar y de una a las lágrimas a raudales. Mal.

Así que con el tiempo, cada vez que empezaba en la radio, yo la escuchaba de puro masoquista. Y la cantaba y me quedaba pegada haaaarto rato. Llorando a mares, obvio.

Más adelante, cuando ya se me pasó la tonterita, como no podía evitar los efectos secundarios, cambiaba el dial. Era raro, porque daba lo mismo lo que tocaran después, yo seguía escuchando la canción de Azúcar Moreno en mi mente, con el alma bloqueada y con la “carita empapada”.

Me acuerdo incluso de una vez que estaba en una luz roja, y había uno de estos tipos que hacen malabarismo. Yo estaba buscando en la cartera una moneda para darle al cabro cuando aparece la cancioncita… El chico apareció en mi ventana y yo llorando le paso 200 pesos. Me miró todo confuso… Pobre.

Y así pasó el tiempo, y cada vez la canción si bien hacía su efecto en mí, se volvía menos intenso.

Por otra parte, resulta que en mi trabajo nuevo veo indicadores. Aprendo sobre indicadores que miden el avance de la Sociedad de la Información en América Latina y El Caribe, en cuanto al acceso y al uso de TIC. Leo, reviso y edito sobre cómo se construyen estos indicadores, cómo se interpretan y cómo se especifican con el tiempo.

Y hoy en la mañana cuando manejaba a mi oficina, aparece la canción en la radio. Me puse a cantar y a bailar en mi asiento, y entonces me acordé de lo que siempre me pasaba, y que hoy no me pasó.

Me reí sola. Pensé en los indicadores y me di cuenta que para mí el hecho de poder cantar esa canción es un indicador, y la interpretación es “lo he dejado de querer”. O sea, de quererlo así como para volverse loca. También me percaté que tuvieron que pasar 5 años para que se me pasara, pero se me pasó. ¡Ocurre! Y es una liberación bakán. Estoy feliz. EEEEEEEEEEEEEEEEEE.

(El video que inserté es top, ¡¡¡¡viene con karaoke!!!, pa’ puro cantar y bailar, Olé!).

Commentaires

Anonyme a dit…
ME LA CANTÉ TODA!!!!

jajajaj

merci!

marce
lparrag a dit…
NO ME GUSTA ESA CANCION, JAJAJ
POR LO VISTO ESTAS BIEN ASI QUE ME ALEGRO MUCHO, POR LO DEMAS, NO SE DE DONDE SERIA EL PROBLEMA PERO NO PODIA ENTRAR A TU BLOG, HASTA AHORA. EN FIN, FELICES FIESTAS Y EXITO EN ESTE NUEVO AÑO
SALUDOS
sole a dit…
Feliz año nuevo, K.
Puras cosas buenas.

Un abrazo.

Posts les plus consultés de ce blog

Los 10 mejores piropos de mi vida

Bye bye Wai Kitai

El arte de mi alma (la previa)