Sin título

 

No sé cómo titular este escrito. Ni siquiera sé por qué escribo hoy aquí, en público… Ando con un “no sé” gigante en el alma. No sé qué va a pasar… con mi vida me refiero.

La edad, los planes de alguna vez, el destino supuesto, de cierta manera todo se disolvió en la ambigüedad y ahí se quedó. 

Ya no tengo ganas de pensar ni de hacer, sólo me quedo ahí y cierro los ojos, como si así todo quedara en pausa hasta que haya una propuesta clara y seductora, que, obviamente, sé que no existe. Y ya ni siquiera tengo energía para idear un proyecto viable al respecto. Se me cansó el cuerpo y la mente se me paralizó.

A veces se me aparecen luces y me dan ganas, y las escribo, como que me aferro eso, y lo hago, o en parte, aquí, en twitter o en FB, pero no es la tónica.

Me obligo a hacerlo, porque eso queda y luego, cuando todo se hace oscuro de nuevo, lo cual ya es demasiado habitual, leer eso ayuda a pensar, a sentir, que sí se puede y así dar un pasito hacia algún lado…

El último post lo escribí así, desde una nostalgia rara… Recordando y plasmando, quizá justo lo que no debo, lo que no hace bien, y que además no fue ni tan bueno… Pero no sé por qué me pasó que lo quise escribir y lo hice… 

Supongo que tiene que ver con que a veces he tenido buenos momentos y necesito explicitarlos, para leerlos después quizá… Sí, varios momentos con él, sobre todo nocturnos y con vino guitarreado, fueron de verdad muy buenos…

Pero pasaron unos días y pensaba que nada que ver publicar ese texto, que mejor  lo borro… Pero como según yo nadie lo leía, seguía ahí, un poco neutro, esperando quedarse hasta un nuevo artículo, y, de todos modos, a un paso al “delete” definitivo…

Y entonces vino él, el aludido, y vio lo que (le) escribí y hasta comentó.

Quedé absolutamente helada.

Él que en un año casi no me leyó, y cuando lo hizo fue porque le mandé un mail para que lo hiciera, y debe haber sido una o dos veces, por cosas puntuales. Una vez le pregunté si a veces me leía, me dijo que no. Pero también me comentó un par de post que leyó… En resumen, venía muy muy muy de cuando en vez, y en todo caso eso era antes, cuando yo sentía que le importaba… aunque él tuviera esa pose distante conmigo.

¿Cómo me iba a imaginar yo que ahora, luego de casi tres meses de un riguroso silencio entre ambos, cuando está tan lejos, cuando probablemente tiene muchas cosas en la cabeza, y seguramente sigue con un anillo en su dedo, él podía venir justo acá, justo cuando, luego de varios post de otros temas, en portada yo escribí algo sobre él… y además dejar un comentario?… Era impensable para mí.

Esperé mucho tiempo su retorno, hasta que asumí que no pasaría… Pero apareció. Amable, público, breve, virtual. Dudo que vuelva, por lo menos en mucho rato.

Me pasaron tantas cosas con su visita… Me gustó, pero me dio lata también… Me dio lata que viera que lo sigo echando de menos, y sobre todo me dio pena que no haya ninguna posibilidad de hablar, de retomar quizá… Me dio pena que él sepa que siga siendo tema para mí.

Me pareció que debo borrar ese post también, pero no sé. Mi “no sé” está tan instalado, que ya no puedo decidir ni cosas tan simples como esa.

Bueno, su visita contribuyó a fortalecer las cosas raras y tristes que estoy sintiendo en este enero de 2012… Enero suele gustarme mucho, pero este año no ha sido así.

Ha sido muy angustioso, muy caluroso, con muchos “no” y sin mar… Y si se toma como augurio del año… Realmente me encantaría que fuera verdad lo del fin del mundo.

Commentaires

sole a dit…
son momentos.
son highlights.
yo he sentido parecido a ti, pasa un día o dos y vuelvo a estar bien.
sí, como me dijo Patricia, mi ángel urbano de la Isapre "pon tu música favorita, a todo volumen y limpia tu casa, borra todo".
yo, en tu caso, dejaría un comentario amable, pero limpiaría mi casa, mi gmail, todo.
lo hice, y es mejor, se aliviana la mochila, como la mochila de ellos, que siempre la tienen vacía para viajar.
Anonyme a dit…
Querida Katina. Realmente tus dos ultimos posts me llegaron al alma. Yo también me siento asi. Pero al contrario de Sole, aún no he sido capaz de borrar nada...Es un sinvivir. Gracias por escribir asi.
katina a dit…
Hola,

Casi nunca comento aquí los comentarios... A menudo, incluido hoy,lo hago en los mensajitos del lado... Pero bueno, hoy tuve ganas.

Sole querida, gracias por venir y comentar. Y el problema radica justo en que no son momentos, es la tónica. Y, a veces, por momentos veo lucecitas... las que muchas veces escribo por estos lados. Pero son eso, pausas...

Sobre limpiar el gmail y la casa, adhiero, como sabes, a tu ángel urbana. He predicado y realizado eso. Hace bien.

Y a los 2: ( Anónime, ¿eres mujer, verdad?)

En este caso, el él de la historia, y sus escritos, son sólo la guinda de la torta. O sea, lo recuerdo y todo eso, pero no es el detonante de mi vacío, de mi sin norte y mi no sé. Es parte de él, sí, pero no es determinante ni una parte significativa.

Afortunadamente hace tiempo que no me sicopateo, y no re leo cosas, ni googleo, ni veo. De hecho vi que tenía un blog, pero no me metí.

Ya me pasó que lo vi con otra en una foto... No tengo estómago para verlo de nuevo.

Mi sinsentido es más profundo, tiene que ver con no tener rumbo y con no querer navegar...

Anónime, gracias "lo de escribir así", al menos mis palabras tan tristes tienen un eco calientito pro ahí, como contigo.

Y te sugiero que borres todo lo que te conecte -yo lo hice con otra historia, y alivia mucho-. Pero sobre todo, debes asimilar que un otro no puede ser tu ancla a la vida, tienes que ser tú mismo.

Yo sé eso, mi problema es que no me anudo bien y siempre termino a la deriva. Y ya se me agotó el motor.
Anonyme a dit…
Muchas gracias, Katina por responder a mi comentario y sí, soy mujer.
Sólo quiero decirte que sigas con esa manera tan linda y espontánea de contar tus vivencias. La otra vez me atreví a comentar porque esos posts me emocionaron mucho como aquel cuento tuyo que se llama “En donde te encuentres” que me pareció de lo más emotivo y triste. Será que me recuerda a mi misma, pero sabes ahora sólo quiero empezar a “andar de nuevo” aunque me cueste. Y me está costando pero lo quiero hacer por mi familia y sobre todo por mi.
Permiteme decirte que hagas lo mismo que sigas y sigas andando. Tarde o temprano, ese vacío que siente se llenará con un nuevo objetivo.
Un abrazo muy fuerte, Katina y disculpa mi torpe manera de escribir.
Un abrazo...
octavio a dit…
sabes mujer lindo es como sientes y piensas, primera vez que veo un blog y tus sentimientos y lo que expresas en cada palabra se siente un poco de tu tristeza sabes Katina ya es momento que cambies el suicht de tu pasado en pieza por hacer cosas nueva salir un poco mas y a cambiar mentalmente pequeños patrones para no vivir el pasado.

No te conozco pero debes ser una persona excelente en todo lo que haces y me gustaría que siguieras escribiendo lo que sientes, lo que piensas y lo que te gusta hacer así te voy conociendo un poco mas y me voy haciendo admirador tuyo.

un beso atentamente Octavio
Anonyme a dit…
Hola Katina hace rato te habia leido, pero en ese momento no supe mucho que comentar. Concuerdo con los otros mensajes y no tiene nada de malo decir o escribir lo que uno siente, [aunque debe ser muyyy heavy que lo lea la persona mas involucrada en el asunto]pero para nosotros tus humildes lectores es refrescante la sinceridad con que te expresas y la capacidad de decir, no estoy bien y esto me afecta...

Leslie
[texto sin acentos]

Posts les plus consultés de ce blog

Los 10 mejores piropos de mi vida

Bye bye Wai Kitai

El arte de mi alma (la previa)