Cosas de poca importancia...

Algunos de mis libros de poesía
“Te mandé un audio contándote cosas… Cosas como las que suelo contarte. Pero ya llevaba más de 8 minutos, y era algo simple, así que me dio vergüenza hablarte tan largo y lo borré. 

En todo caso, eran “cosas de poca importancia”, citando a León Felipe, un poeta español, que a lo mejor conoces”. Le escribí un día, por wsp.

Al poco andar, él respondió, por escrito: “No conozco a León Felipe. No sé casi nada de poesía”. Y agregó una carita triste. También señaló: “Cuéntame no más, no te inhibas”.

Y entonces no me aguanté, y le mandé un audio, diciéndole que supe de León Felipe, de chica, por mi papá, y cosas varias relacionadas, como que fue un acérrimo antifranquista y, por supuesto, algo del poema, con el verso mentado, comentándole sobre un link donde lo declamaba un actor, y que era bastante bueno y bonito de ver, según yo… Que si quería se lo enviaba. No tardó en decir que sí. Entonces lo hice (este).

También, en un audio, le mencioné ciertos aspectos complementarios, que consideré aportes pertinentes, como que hay veces que el poema se titula "Qué Lástima" (como en el video) y a veces también "Autoretrato" (como lo conocía yo, en el libro, "Antología rota"). 

Finalmente, añadí que, si le gustaba, y si quería, yo, alguna vez, dado que tenía varios libros, le podría mostrar algo de poesía…

No sé cuánto tiempo pasó desde eso a lo demás. 

Recuerdo que era un día laboral, martes o jueves, o algo así. Día de supermercado y repuestos para los maestros. En eso andaba cuando recibí un wsp donde me decía que vio y escuchó el poema, y que le gustó mucho. Y que le encantaría que yo le leyera poesía.

Me reí. Llegué a la casa. Y, después de mucho tiempo de platos básicos, cociné sofisticado (tilapia a las finas hierbas y al horno, bañado en salsa de menta, acompañado de puré de arvejas con jengibre y cúrcuma) todo amenizado con Merlot y canciones italianas de antes, pero en voz de ahora y, así, entre una cosa y otra… Olvidé lo de la poesía.

Y entonces, un domingo, almorzamos y caminamos con lluvia, y tomamos un café con pastel en su barrio bonito, de tiendas y restaurantes chic… 

Hablamos de Warhol a propósito de la exposición y, luego, buscamos en su repisa -sin éxito- el disco que produjo ese artista para una banda pop, interrumpiendo mi relato de emails perdidos y cuentos desenterrados. 

Al rato, en otro escenario, un poco sin querer, surge una palabra… y yo recuerdo “La Casada Infiel”…

Le digo un par de versos, sueltos, que me sé, pero lo hago mal, me equivoco… Nos reímos de eso, y quedamos que un día se la leería bien, entera…

Pero todo quedó ahí.

Después, apareció una historia y la noche se puso triste... Hubo algo de "alma mustia", dulcificada, levemente, con vino tinto y blues de Tindersticks
Imagen que conocía,
 la saqué de Google images, por "afinando",
desconozco su autor.

Era un domingo, frío, de lluvia, como el de hace poco, y, seguramente por eso, esa historia vino a resonar en mi alma, y, en un acto reflejo, retomé algunos libros de poesía del estante… 

Y me puse a leer, sola, en voz alta, ciertas letras que sintonizaban con mi melancolía interna y nocturna.

Mientras ojeaba mi viejo libro amarillo, buscando aquellas líneas de cadencia lenta, emergieron, insolentes, los versos gitanos de “La casada infiel”. 

Entonces recordé lo “prometido” aquella vez,  y en un momento de inspiración, tomé agua, preparé mi garganta, me armé de valor, y la grabé.

Aproveché el vuelito y recité, con mi voz, en a la pantalla del teléfono, algunos poemas que retumbaban en mi corazón, quizá porque la poesía tiene esa cosa mágica, que pone las palabras que afinan el tono del alma.

El vaso de ron 
Daniel de la Vega, chileno. "Romancero", 1934.



No tiene importancia 
Pedro Miguel Obligado, argentino. No encontré los datos de libro y fecha de publicación.



Poema 20 (dicho esde una mujer),
Pablo Neruda, chileno, "20 poemas de amor y una canción desesperada", 1924.


Táctica y Estrategia (desde una mujer).
Mario Benedetti, uruguayo. "Poemas de otros", 1974.



 Viceversa (desde una mujer)
 Mario Benedetti, uruguayo. "Poemas de otros", 1974.

Por supuesto, a él, y tras dudarlo, apenas, le envié sólo lo adeudado, por wsp. 

Ese ("La casada infiel") y otros textos ("Tú me quieres blanca", "Me pesaba su nombre", etc.) los dejo aquí, para quien se anime a escuchar (en cada link hay info extra sobre el poema, autor y demás). 

Recomiendo, si me permiten, incluir noche, carmenère en copa grande -o el ensamblaje bermellón de su preferencia-, luz tenue y, de fondo y entre textos, baladas, del grupo citado y quizá también algo de Lana del Rey y Tango with Lions. Si tienen vista al mar o de las luces de la ciudad, mucho mejor.

Bon apetit.

Pd- Me inspiré y también escribí un cuento "Caliente y frío". Este queda bien con "Ne me quitte pas", de fondo en la voz de Maysa (o Maysa Matarazzo; versión cantada en francés con letra escrita en español).

Commentaires

Posts les plus consultés de ce blog

Los 10 mejores piropos de mi vida

Bye bye Wai Kitai

El arte de mi alma (la previa)