Fuga, segunda parte

Sobre el Espacio

El film deambula por tomas urbanas entre Santiago y Valparaíso.

En Santiago, el escenario es casi entero de belleza sofisticada, de etiqueta. El Municipal en concierto a tablero vuelto, las salas de ensayos con sus bellos instrumentos de porte magnánimo y maderas nobles. Pianos de cola. Fracs.


La casa del protagonista es de aquéllas de la época de oro de la arquitectura capitalina, dada por la riqueza generada producto del salitre, que hoy se aprecia en el barrio de calle dieciocho (zona típica). Una arquitectura emuladora del neoclásico francés, de residencias similares al Palacio Cousiño, donde habitaba la socièté criolla del siglo XIX.
Además, es muy interesante cuando se ve la orquesta sinfónica, con chelista y director, en la calle, afuera de una construcción... Esa manera sutil de aunar la construcción con la deconstrucción.
Los maestros de lo elegante, con las manos sucias... Una manera de graficar que la música de bellos elementos no paga lo que eso requiere y obliga a "callejear".

Además, tal como el argumento del film, en términos estéticos, en lo formal también lo bello convive con lo feo, con lo horroroso. Como en un libro de Donoso.
Sólo que esta vez no hablamos de la decadencia del latifundismo criollo, sino de la decadencia humana misma. De la decadencia mental albergada en paredes que se caen, en camas de fierros oxidado, en pisos de flexit. Supongo que la locación fue el sanatorio El Peral. No sé bien (No aparece en la web oficial del film).

Tal vez fue el hospital de Putaendo que tan magistralmente Paz Errázuriz retrató en el libro “El Infarto del Alma”, escrito por Diamela Eltit. O tal vez fue sólo una invención del autor basado en los referentes colectivos que entendemos (o imaginamos) los chilenos de lo que es un manicomio.

En todo caso, era consistente el hecho que el joven músico de familia adinerada estuviera en un hospital público, sólo porque su padre era ministro.
Uno, supuestamente, de los de verdad... Un político que usa la infraestructura pública en la que él interviene. Y confiaba en sus políticas y en la reestructuración del lugar… En la modernización de lo público (que aparentemente nunca llegó).
Aunque luego constatamos, con un poco de asco, que no es así. Que Eliseo está internado ahí porque esa situación puede volverse en una oportunidad política, de re-elección, para su padre. Es un trueque, el sacrifcio de la buena atención del hijo a cambio de los votos. Pues si el hijo está ahí, la población puede confiar en que "Las instituciones públicas en Chile funcionan bien"... Aunque sea mentira.
Y eso ocurre pese a los alegatos de la madre (María Izquierdo) que obviamente no comulga con dejar a su hijo ahí pudiendo llevárselo a otro lado.
(Y viene a mi cabeza la letra “Vamos Mujer” de los Quila… donde es tan evidente que la intuición femenina sabe qué es lo mejor, por muy políticamente incorrecto que se vea socialmente).

Esa situación -de la coherencia en el actuar con el ser
demócrata-, me pareció, remite de forma cortés, a la inconsistencia proclamada por Bush que denuncia y evidencia Michael Moore en su espectacular documental Firenheit 9/11. Me refiero a la parte cuando los senadores aprueban el documento que envía soldados americanos a la guerra… Pero siempre y cuando no sean sus hijos.
En la película chilena, el hijo (Benjamín Vicuña) del ministro (Willy Semler) es tratado igual que un indigente homosexual (Alfredo Castro). La misma cama, la misma comida. Pero el joven músico no es igual al resto. Y eso sólo se manifiesta en que él, sólo él, en esa pieza de mala muerte, tiene un piano. Y que luego, dado el ser el hijo de quien es, puede llevar a cabo, materialmente, la Fuga...


Y esta música es escrita entonces en las paredes, al estilo de lo visto en Letras Prohíbidas cuando muestran que el Marqués de Sade escribía en las paredes por negársele papel.... Y luego el músico se va. Se va a otro puerto...



En Valparaíso. El film retrata el puerto decadente, no el de las postales que ostentan el slogan de la UNESCO de “patrimonio mundial de la humanidad” que seduce a tanto turista que llega en barco.
La Valparaíso de Fuga, es como del Cerro Polanco, o Mariposa o San Juan de Dios… No del Cerro Alegre o Concepción. (Pese a que la locación, efectivamente, es del Cerro Concepción... en una de las pocas casas que quedan ahí no restauradas).

Es una Valparaíso sucia, que se cae a pedazos, pobre…Una Valparaíso real, sin empleo fácil, que por tanto alberga a hombres-judas, incapaces de ver talento pero sí de vender lo que sea. Y también una ciudad que, entre sus paredes roñosas, a veces, esconde maravillas…

La composición

Sin mucha autoridad en la materia, quiero decir que las imágenes de la dirección de arte en varias ocasiones me estremecieron.
La escena del niño tecleando al ver la escena aquella que lo atormentará el resto de la vida. Las panorámicas del concierto, algunas imágenes cenitales, simplemente me maravillaron.

Una fotografía muy bonita para mí, fue la de la pareja al piano… Y me recordó al tango de "Tango Feroz", mezclado con algunas imágenes de "Fatale" (titulada Obsesión o Herida, según el país), de uno de mis directores predilectos, Malle.

Del sonido, bello y crudo.
Tal como el discurso. Un discurso trágico al nivel de quedar sin palabras… Así las escenas más escalofriantes del film son silenciadas. No hay palabras ni sonidos que puedan graficar lo que ello significa. Como el hecho de ponerle elctroshok a un genio.

Y el horror así postulado me remite al último documental de Guzmán, "Allende", cuando el bombardeo de la moneda que él presenta, no tiene ruidos de bombas, ni coros celestiales mortuorios, sino que es silencio. Como la escena final de "Fatale", también.

Claro, a veces el silencio es una sinfonía macabra, insoportable…

Y a veces las palabras son tan sordas. Como el hecho de hablar de donde viene un queso en plena sesión de máquinas eléctricas mentales… ¿habrá sido una ironía del autor remitiéndose indirectamente al libro aquél de economía que habla del queso?... quien sabe…
Nota: en Chile.com, está este un coment que es "correcto" según yo, pero ahí hay un link a una galería de imágenes del film, muy bonitas a mi parecer. Y es de donde yo obtuve las fotos insertas aquí (no hay link directo a las fotos).
Las fotos son: La de arriba es al principio del film, cuando el protagonista, el joven director y compositor Eliseo Montalbán, está exponiendo su bella melodía.
La segunda, la de los pianos, es cuando Eliseo sin poder más, se levanta y realiza esa escena que me recuerda al "Perro Andaluz" cuando en dicho film de Buñuel sacan al piano con dos sacerdotes, tirado con un burro.
La tercra foto, muestra al argentino cuando descubre la pieza en ruinas del músico.
La cuarta foto, muestra al cuarteto que quiere comenzar a trabajar la obra de Monatalbán. Están en un lugar pobre de Valparaíso, donde aparentemente está escondido el músico.
Pd- Quise poner más fotos y además numerar las que subí, pero me fue imposibe técnicamente.

Commentaires

Cheshire a dit…
hola, llegue por acá desde el blog de ciencias integradas, honestamente me puse a leer un poco pero encontre algo extensa la nota y me fui al final y lei el primer post que aparece :P.... igual quedé con ganas de ir a ver la pelícla, veré si me hago un rato....

Saludos!!:D
JCM
Katina a dit…
Hola Cheschire,

1- Gracias por la visita.
2- Sí, me gusta visitar a Jc (ciencias...) me cae "mejor imposible" él.
3- Es cierto, no escribo ni corto ni fácil yo, por lo menos no acá . Entiendo que no sigas la lectura...Pero la peli es visistable (aunque tampoco es muy masiva según varios entendidos, yo adhiero a esa opinión).
4- Leíste el primer post (¿"acerca de mí..." o "Fuga, primera parte"?.
5- Después que dices eso aparece :P... supongo que insertaste un monito o algo que mi pc no lee, ¿qué decía?.
5- Lo mismo al final, dice "saluds!:D", o sea, ¿qué es la "D"?.
6- Saludos para ti también, y te visitaré un día de estos.
Katina
Encontrar un referente de gran película chilena, junto con "Julio comienza en Julio", "Coronación" y "El Chacal de Nahueltoro", se hará menos difícil con la producción de Larraín. Sin duda que la potencia, la fotografía y el trasfondo del filme dan para mucho. El gran estreno de 2005.

La Doble Crítica regresa con el comentario de esta historia. Gracias por comentar.

Saludos.
Elisa de Cremona a dit…
holaaa bien, me gusta el estilo. No sabía nada de lo que posteas... ojalá pueda ver algo por estas tierras.
Sabes que la primavera pasa sin que la vea??
pues sí.
En fin.
un besote enorme querida
Katina a dit…
Hola,

Doble crítica: No entendí mucho tu comentario aquí y no recuerdo haber dejado letras en tu blog. Pero lo revisé (tu blog) y hablan de cosas interesantes, aunque formlamente me es difícil de seguir.

Elisa:

Hola mi linda, que te guste mi estilo es todo un honor viniendo de ti. Esta es un peli chilana recién estrenada. Yo escribí 3 post sobre esta peli (falta subir la tercera parte). Según yo hay que leerlos en orden (y no son muy fáciles de aprehender). Y, un placer haberte aportado en algo, ya que tú siempre me aportas tanto de cosas que yo no sé.

Besos.

Katina
Explicaciones:

-En cuanto a "gran película chilena", me refiero a que "Fuga" (junto con los otros filmes citados) ingresa a esa categoría (por su fotografía, guión, interpretación actoral, potencia, etc.).

-Lo otro tiene relación con el error en el año: es el gran estreno de 2006.

Gracias por visitar el blog; es cierto que es más o menos formal, lo concreto es que para criticar hay que seguir esa línea; de otro modo...

Saludos.
Katina a dit…
Doble crítica: Cuando hablo de "en lo formal me es díficil de seguir", me refiero a la forma de tu blog: mucha cosa dando vuelta y una introducción, luego un fondo negro (me cuesta leer en fondo negro) y eso. Ergo, me es difícil concentrarme en el texto. No me refería a un "tono" formal en lo semántico.

Igual. gracias por venir y comentar,
saludos
katina

Posts les plus consultés de ce blog

Los 10 mejores piropos de mi vida

Bye bye Wai Kitai

El arte de mi alma (la previa)