Fuga, tercera parte y final

La actuación

No sé cómo se mide la actuación, salvo por la sensación de convencimiento. Y si es por eso, sólo puedo hablar por mí. Y la verdad, no tengo palabras…
Aún ahora, un día después, la película me atormenta al punto que no puedo dejar de escribir sobre ella. Y viene a mi cabeza aquella voz encarnada en Alfredo Castro que dijo “la música vale callampa”.

Alfredo Castro: Lo conozco como casi todos, por teleseries. Donde obviamente ha evidenciado un dominio de alto nivel, como sus colegas. Ahora, yo a él también lo vi dirigir, curiosamente a la hoy ministra de cultura, Paulina Urrutia, hace muchos años una obra llamada "Historias de la Sangre".
Desde entonces él se ganó un lugar de peso en el teatro para mí. Esa obra mostraba a una mujer (Urrutia) de pechos descubiertos que de alguna manera aludía a la libertad que plasmó tan magníficamente Delacroix, pero que aquí estaba oscurecida, angustiada… y no guiando al pueblo como la pintó el francés del XIX….

A Castro también lo vi hablando de Antonin Artaud hace años en unas sesiones que daban en la Telefónica. Y así evidencié que este actor-director era conocedor y amante del teatro de la crueldad (o del dolor para otros) cuyo protagonista emblemático fue el francés aquél de los años 20 (Artaud).

Y entonces aparece aquí, personificado de loca. De uñas pintadas, dientes a mal traer, arrugado, de movimientos y tonos afeminados y al mismo tiempo toscos… Una personificación espeluznante, a mi parecer.

La versatilidad que evidenció sólo me parece asemejable a la del architalentoso Dany J Lewis. Mis más sinceros reconocimientos, Sr. Castro.

Semler: también conocido por mí como director, actúa junto a quien fue su pareja durante mucho tiempo en la vida real, María Izquierdo, y hace de padre del joven músico, y de ministro. Su rol es solmene, de aquél que no se quiebra y mantiene la cabeza fría a pesar de todo…
De alguna manera extraña me recordó la parte controladora del padre de la protagonista de La Conspiración del autor de El Código da Vinci, Dan Brown. Sólo que este ministro (a distinción del tipo del libro) no evidencia corazón de hierro, pero tampoco lo contrario. Es una columna. La columna impertérrita que sostiene todo lo demás…

Francisca Imboden: ella ya fue nominada a los premios altazor por mejor actriz secundaria en La Fiera , el 2001. Y una vez vi en una entrevista que fue una alumna de 7 siempre, en la Alianza Francesa de Viña. Yo estudié en la Alianza Francesa de Santiago, y doy fe que no es fácil ser lumbrera en estos colegios. Ella tiene talento, el que se evidencia justo cuando en la pantalla grande hace de una pianista si bien no de bajo perfil, tampoco explosiva. Tan diferente a Renata, su personaje en Entremedias siempre maquillada y efusiva… Al ser paralelos (en cuanto a exhibición, me refiero), los dos personajes se pueden comparar… Y evidenciar que hay talento en su interpretación, en cada caso (pues son tan distintos).

Paulina Urrutia: Yo soy fan de ella desde que la vi en esa obra de Castro que ya cité (Historias de la sangre), y además me gustó como nana que bailaba salsa en una teleserie (no recuerdo el nombrw, y bueno, en general. Además su hacer como presidenta del sindicato de actores hace que le tenga simpatía. Y bueno, el hecho que sea ministra hoy no pasa desapercibido.

Su rol apela a quien devela la trampa. Su ser perceptivo. Y además, como sus “colegas” en el film… recorre los cerros infames de Valparaíso con instrumentos pesados a cuestas. Esto de alguna manera extraña, siento, permite que se valide aún más como ministra.
Ella sabe lo que es en carne propia ser actor (sin sueldo fijo, y demás) pero además sabe lo que es ser músico, y cargar instrumentos en el puerto, en esas escaleras empinadísimas, oscuras de noche, y tan derruídas… No es menor el dato, considerando que Valparaíso es sede del ministerio que ella preside.

Además, para mí, resultó en parte obsceno viéndola jalar una raya de coca… Como que se confunden los roles (en el film y en la autoridad, de un modo sinuoso).

El ciego (José Soza): Su rol es de adivinador melómano. De alguna manera, sentí, que la inserción del personaje era como una lección para el resto del mundo, una lección que decía, sin imponer, “si quieres un buen oído, pregúntale a los expertos, los no videntes”…

Benjamín Vicuña: Su mirada desquiciada transformaron a este galán de teleseries, joven con ángel, buen negociador de teatro, y niño prodigio del teatro en un actorazo. Él ha dicho varias veces, en entrevistas, que la película generó transformaciones personales internas… Y la verdad, me parece difícil de transmitir lo que él transmite si esas transformaciones no fueran ciertas y genuinas y profundas. Sólo flores para su protagónico, desde esta humilde tribuna.

Ahora, vi en un make in off que a Vicuña lo ayudó José Luis Domínguez, el director de orquesta del Municpal. (Lo cual fue corroborado en los créditos del film).

Una vez, por casualidad, conocí a Domínguez, el año 1998, creo. En un bus de Santiago a la Serena, me tocó de compañero de asiento. Recuerdo que en ese tiempo aún era medio lujoso tener celular, y él, de 26 años entonces, tenía uno y hablaba... Por el diálogo entendí que hablaba con una mujer, sobre una hija, y que esta mujer estaba fuera de Santiago… Colgó y no sé cómo la conversación fluyó entre él y yo.
Ella, la chica en el teléfono, era su ex esposa (entonces) y ella era músico también y estaba en USA. O sea, él hablaba con ella, a USA, por celular... Yo pensé que eso era ré caro, por lo que le dije que yo tenía entendido que a los músicos les pagaban mal, él replicó: “a los malos”. Me reí. Seguimos conversando. Él era de una familia de músicos, de hecho su padre era director de orquesta en La Serena y José Luis iba a visitarlo.
Me gustó Domínguez. Quedamos de hablar al regreso, nunca me llamó. Una vez fui a un concierto de Bethoveen donde él tocaría el violín (sí, era director y violinista). Terminó la función y lo seguí por la calle hasta que entró en un boliche y lo saludé… Me saludó, pero no me pescó mucho. Nunca más lo volví a ver en persona.

Sólo supe de él poco después cuando apareció asistiendo a Cruz-Coque para una teleserie que trataba de un concertista en guitarra (asistencia que él me comentó había hecho, cuando íbamos en el bus).

Y bueno ahora, que lo vi en Valparaíso en el make in off. Y donde dijo algo como: "le dije a Benjamín que se imaginara que tenía aceite en las manos” (aceite de auto, entendí yo, grueso, grasiento, negro). En fin, siento que hicieron, él como maestro y Vicuña como aprendiz, un buen trabajo.
(Recientemente quise entrevistar a Domínguez para un diario en el que colaboro, pero a través de RRPP del municpal, me dijeron que no daba entrevistas. Yo creo que es por lo del paro, veremos).

Para el guapo argentino, Noguera, y los demás… sólo reconocimientos…

El director, Pablo Larraín :

No conocía a este director, obvio esta esa es su primera película. No sabía nada de él hasta que mi amiga Constanza me contó que era vecino de ella en el barrio del Bellas Artes, que fueron (mutuamente) a un par de fiestas en las respectivas casas (yo en las fiestas de la casa de mi amiga nunca lo vi... y si lo vi, no me acuerdo...-en la más Pinochet, jajjaja-) pero lo vi en una entrevista hace poco en un programa del canal Via x. Y ahí, me sorprendió.
Es joven (29). Aunque claro, no me sorprendió por lo joven, sino por lo humilde. Me hubiese imaginado un tipo más arrogante (por ser joven, director de cine, hijo de político), pero no.

Por sus declaraciones entiendo que él tiene suficiente criterio como para saber que su obra es una buena obra (guión bien estructurado según lo que se presume como tal, dirección de arte cuidada, actuación de nivel impresionante, música de edición impecable, etc.), y no obstante, no ufanarse de ella.

Me sorprendió la humildad y la claridad para hablar. Dijo que la historia era sobre una música que es anhelada por un tipo y repudiada por su creador. Yo creo que él quiso decir que era como si la música de Montalbán fuera una amante bella y maldita. O sea que se quiere tener por un lado, y dejar por otro.

En general, yo para escribir, como buena alumna de la UC, investigo antes de decir. Pero en este caso, con dicha entrevista y esta película, sólo dije. Recién ahora, luego de decir esto, así de estómago y en largo (por eso lo hago aquí en mi blog y no en un diario donde hay límites de espacio) averiguo que este señor es, entiendo, audiovisualista ….
La web de Fuga

La web www.fuga.cl fue alabada en el blog del senador flores, yo la vi. Bonitas fotos según yo y top que se pueda oír la música, que me pareció tan bella, pero estimo que faltó información. Onda ¿de donde nació la idea?, ¿cuál es la biografía de los autores?, etc. Me gustó más, por hacerse caso de esos aspectos, la web de "Hable con Ella" de Almódovar.

Cine Chileno e "identidad nacional"

Yo soy de las que piensa que no existe tal cosa como “El Cine chileno” (o sea me opongo al postulado de Justo pastor Mellado, que sí lo reconoce) . Esto es pues pienso que no hay tal cosa como “El Arte chileno” y eso se vincula con el hecho que, tal como lo diagnosticó el PNUD en Chile el 2002 (de lo cual la revista "Corriente de Opinión-Chile Unido" -sin web- hace un buen resumen a mi juicio, aquí) y otros peritos del tema, considero que la identidad chilena es fragmentada, o sea no cohesionada. De ahí que sea imposible hablar de algo que aluda con propiedad a pertenencia nacional.

Sólo para dar un ejemplo, dicen (parafraseo voces que he escuchado) que “El tenis nacional tiene tan buen nivel, habiendo incluso obtenido un número uno en el mundo”. Yo creo que decir eso es ser un poco muy patudo.

El Chino Ríos llegó donde llegó gracias a la confianza, el esfuerzo, y el dinero de su padre. Y de buena gente representó a Chile, sólo porque nació acá. O ¿alguna institución colaboró con él antes que fuera campeón mundial?... Lo mismo con Massú y González… y así.

Ahora, la crítica internacional se llena la boca diciendo que Ruíz es chileno, cuando vive y trabaja y ha hecho todo en Francia y gracias a Francia si hasta él dice "Chile me duele menos que el lumbago" (mabuse). O que Amenábar es chileno, cuando ni él lo reconoce, sólo porque nació en Chile. O sea, ¿alguien alguna vez se atrevería a decir que Miguel Bosé es panameño y no español, sólo porque nació en ese país de Centroamerica?...

Con esto me recordé una vez que en El Arrayán, donde vivo, me llevó a dedo un señor. Conversando me dijo que trabajaba en no sé en qué ministerio. Y aprovechando la ocasión, le pregunté si había programas de empleo para los profesionales cesantes (esto fue antes de las elecciones). Y él me dijo que ese era un tema, un temazo, que entendían (los gobernantes) lo de la “fuga de talentos” (yo ni sabía que el tema tenía nombre)… y Bla bla bla.

O sea -me reconoció-, "sabemos que es un tema, sabemos que las mentes se andan arrancando de aquí porque no tienen opción de surgir, pero –me dijo sin decir- aún no vamos a tocar ese tema a nivel gubernamental" . En otras palabras, no es prioridad y quizá para cuando lo sea.

Con esa actitud, todos aquéllos que tenemos una formación tal que queremos reflexionar, por ejemplo sobre la identidad, no tenemos espacio a nivel formal. Y muchos se van (los que pueden, no es tan simple tener el dinero para eso, ni obtener becas. Me consta, he postulado a N -con nota sobre 6, idiomas, UC, postgraddo, publicaciones y experiencia docente).

Sobre eso hablaba ayer con un amigo aviador, piloto más bien, de la armada francesa. Y me dijo que dentro de su institución había una broma, que taducida decía "el que piensa se hace morder".
Cuando me dijo eso, le pregunté: ¿eso pasa dentro del ejército francés?, me dijo que no, pero que donde podría darse es ahí por lo "cuadrado" del ambiante militar. "Pero -insistí- no siento así al cultura francesa, yo aprendí a pensar y era valorado"..."Claro - respondió- Es así".
Le pregunto, "si tienes esa broma, creo que entiendes cuando digo que la gente que piensa no tiene opción laboral en este país... aquí quieren puros "vendedores" o gente así (basta con ver los avisos económicos) , que no piense, que venda que venda que venda... De alguna manera la gente que piensa es conflictiva aquí... y la verdad, yo no no tengo alma de ganado, pese a que traté N".
En fin. Por lo mismo, es TAN difícil hacer arte y cine en Chile. Y el que lo hace, lo hace con sus uñas, con casi cero aporte estatal...
Y sí el Fondart. Claro, hay una ayuda. Pero es absolutamente insuficiente para hacer y además, para optar a él hay que tener idea de cómo se produce y demás. O sea, debes haber estado inserto en el medio del cine, y eso es caro.
Ahora bien, del cine hecho en Chile, por gente nacida en Chile, me han gustado algunos films: "Amnesia" (Justiniano, Chile, 1994), "Gringuito", "Machuca", "Se arrienda", hasta cierto punto "En la Cama" y claramente Fuga. ("Play" no la he visto ni "B-happy", ni "El Baño"). Y los documentales, "Allende", "Aquí se construye", "100 niños esprando un tren" y "Actores Secundarios". Ahora, la verdad, no veo en qué se unifican a nivel identitario estas obras, salvo porque sus autores nacieron en este país, y los actores también.
El ambiente
Tuve la mala idea de ir a ver este súper film al Alto Las Condes, un día miercóles a las 20 hrs... N gente, no atroz, pero harta. Eso igual daba lo mismo, pero tanta gente comiendo cabritas (que ahora en la más snob le dicen "pop corn"), osea entre el crunch crunch, era para matar a todos... No faltó el que llegó tarde e interrumpe todo el rato, ni el que no apagó el celular.
Me gustaría que existiera un cine, cómodo, calefaccionado, para gente que como yo que quiere ver un film decentemente... O sea donde no se permita comer cosas ruidosas, donde haya una multa por celular o que verifique que éste esté apagado, y donde no sea posible entrar tarde.... ya sé que en este país cero posibilidad que un cine así sea un negocio rentable, pero me encantaría.
Igual creo que hay uno un poco así, en el Portal de La Dehesa, porque algo así vi en "Hora 25".
Bueno, como dijo "Forrest Gump" en el film epónimo, "esto es todo lo que tengo que decir sobre esto" (donde "esto" alude al film Fuga).
*Foto: En esta foto, Eliseo Montalbán dirige el coro del sanatorio.
Me fue imposible, técnicamente, subir otras fotos más bonitas.
(Este blog está medio mañoso conmigo en cuanto a subir imágenes se refiere).

Commentaires

Posts les plus consultés de ce blog

Los 10 mejores piropos de mi vida

Bye bye Wai Kitai

El arte de mi alma (la previa)