Mancomunión con latidos de corazón

Es impresionante lo que se puede ( o se pudo) hacer con un buen equipo, en 1 minuto y 15 seg... en danza, sonido y publicidad... (la música vale la pena escucharla más bien fuerte, a mi juicio).

video



Este fin de semana fue especial. Hubo una gestalt importante para mí, donde varios fragmentos que en un primer tiempo se vislumbraban llenos de temores, incompatibles unos con otros, se unieron y al final, esa conjunción se convirtió en un todo que sentí "en" bonito.

Fue como en esas películas donde la niña (media medium), tiene varias visiones que parecen pesadillas, donde no se sabe qué onda, si son ciertas o falsas , si se unen o no entre sí y en qué orden... Todo es un caos, hasta que al final, de alguna manera como "lateral", todo medio mágicamente se hila, y la historia queda perfecta, con principio y fin y para bien de todos los "buenos". Tanto que por fin ella duerme mucho más en paz que antes. Eso me pasó un poco estos 4 días. Y todo sin querer queriendo...

Cuando las cosas lindas y/o con ciertas cargas se unen, y se unen de una manera que de alguna forma extraña se evidencia como "la curatoría correcta" para esa compilación, entonces, en general, creo, se logra un buen producto final. Como la expo de la Bienal de Sao Paulo. En el Mac de la Quinta Normal que terminó hoy.

Ahí hubo varias obras que me encantaron (una animación digital de una casa, fue mi favorita. Una afgana que reconstruía en blanco su casa derruída en Kabul, como un modo de limpiar un identitario doloroso. Una boliviana entera pop y divertida que me recordó heavy a Parra y "sus artefactos", etc.).

Conocí después un local cercano para tomar el té, la "Peluquería Francesa"... acondicionada en una típica casa del neoclásico francés criollo del barrio brasil-matucana, entera kitch, con cortinas de terciopelo rojo y todo. Nuestra mesa era una máquina de coser antigua donde ¡el pedal funcionaba!... Y ese lugar me recordó al "El Marido de la peluquera".

Y ahora ambos, él y yo, con tiempo de conversar al ritmo de un chocolate caliente y no de un celular o la bajada de una estación de metro, frente a frente, y ya no en pantalla con(tra) pantalla. Desde sus ojos grandes y brillantes encima de los míos, después de tanto tiempo de ser un tormento pendiente, comenzó a ser otra vez, la posibilidad una bonita compañía... al menos de una compañía posible, y en paz, un rato.

Al día siguiente vinieron los amigos a mi casa. Esos amigos que hacen que todo tenga sentido otra vez, sólo porque existen. Y después de mucho tiempo, me animé y limpié todo mi departamento...

No porque me diera vergüenza recibir en desordenado y/o sucio (que igual me da su resto, pero no tanto... por algo son amigos de uno...), sino porque estaba tan tan tan feliz del afecto que sentía que venía... porque no venían por pasear, venían a verme a mí. Yo lo sentía (luego me lo dijeron, sin yo "gatillar" nada al respecto).

¿Pegarse un pique de varias horas, luego de haberse pegado otro, descargar y cargar, sólo por una noche.... y sólo porque sentían que "tenían que estar conmigo ahora", sin que yo pidiera nada, más bien advirtiendo lo pésima compañía que me siento... y ellos haber venido igual?. Es algo que no tiene precio... Es eso incuantifiable que tiene la amistad.

Estaba tan feliz que mi alma se puso hacendosa y ordené y limpié todo... y llegaron... y ellos se metieron a la cocina con un arsenal para mi despensa escuálida, y hubo comida casera como nunca en los 5 meses que llevo aquí. Amenizadas conversaciones, reídas y lloradas... y esperanzas.

Así estuvieron conmigo. Recibí muchos abrazos, de esos que necesitaba tanto. Ya no de palabras ni de mails, ni de retos, ni de "tienes que hacer esto", sólo abrazos de "te quiero y te hacemos comida caliente y tomamos tus manos en nuestras manos y te decimos que todo estará bien, que cuentas con nosotros, en lo moral y en lo concreto"...Wow...

La mañana siguiente estuvo soleada y el destino fue paseo en lancha en el puerto (fotos here). Luego té de rosas en un cerro, con un pie de limón caliente y panqueques con manjar, deliciosos y comunitarios (cada uno con su tenedor, sí).... Y una tarde reposada de agüitas de menta, orden para que yo estuviera tranquila, y una limpieza de pc gratis... En resumen, mucho cariño.

Cuando los fragmentos se unen, desde la sinergia, la coordinación y particularmente desde el afecto, de repente las partes se hacen un todo... Y a veces eso genera cambios internos relevantes. Esas cosas, en ocasiones, en un segundo nivel, generan productos increíbles, hasta rentables... tal como contó Jobs (en su discurso) cómo que surgió la Mac.

O tal como puede haber surgido el video publicitario de un banco Turko que presento arriba.

No sé si será "tan cierto"... pero como decía el "asunto" del mail que mi papá me envió con este archivo... "La mejor publicidad hecha con humanos".... yo creo que es cierta o tiene mucho de.... porque ahí, siento, se evidencia, tal como para mí en este finde, mancomunión... O sea una comunión coordinada llena de afectos, para un buen producto final. A mí este video, por todo lo que cuento, me encantó, por eso lo quiero compartir...

En mi caso, el producto fue poder dormir bien por fin, y contenta. En el caso del video, una obra increíble de arte-danza conteporánea, y pubclicidad para varios, incluyéndome.

Pongo el video google porque aprendí que hay una manera de subirlos desde ahí, pero no se puede ver (o no logré hacerlo) en pantalla completa, (y lo súper recomiendo). Así que para mostrar que se puede subir "video-google" lo dejo. Pero además, aquí, doy un link para ver el mismo video, aunque desde youtube (pese que ahí no se escucha tan bien...), para que se pueda ver, si se quiere, en "pantalla grande" (de computadora, se entiende... salvo que alguien quiera hacerlo desde un data... lo que si se puede, sería ultra top).

En fin, estos 4 días fueron mágicos desde la mancomunión de los latidos, coordinados, de mi corazón y desde el de los amigos... Gracias a todos los que hicieron que este fin de semana, fuera uno de esos que se guardan en el alma para recordar cuando uno está triste y necesita poner en la memoria lo bueno de la vida. Gracias amigos, gracias.


Commentaires

Fernando Meza a dit…
Katina:

Me alegra mucho saber que estos días fueron tan enriquecedores para ti. Veo que cada día estás mejor, se nota en tu blog, que ha vuelto a tener una vitalidad que hace tiempo no veía. Y, sí, no hay nada como los buenos amigos, esos que están siempre contigo.

Un abrazo.
sole a dit…
me encantaron los latidos
RAHM a dit…
es interesante que los eventos se junten y generen algo bueno para ti, cuando es al reves se cumple la Ley de Murphy :):)
animo!

Posts les plus consultés de ce blog

Los 10 mejores piropos de mi vida

Bye bye Wai Kitai

El arte de mi alma (la previa)