Unión de puntitos desde el pasado....

Jugar a Hansel y Gretel puede ser la clave... al final, aunque en el camino haya piedras y rocas, muchas veces uno se encuentra una casa de chocolate.... El texto (en word) de Steve Jobs me ha calado profundamente (en video, ver aquí.)..

Hace mucho que no escribo... falta de la conjunción de tiempo energía y cosas pendientes urgentes resueltas... No es que ya todo eso esté ok, pero por diversas oleadas de bajas y altas presiones de alma, mi buen amigo Leo (de quien hablé hace tiempo), me sugirió que leyera el discurso que dio Steve Jobs (el creador de MAc), el 12 de junio de 2005, a los graduados (de no sé qué carrera) de la U. de Stanford... Me lo dijo hace rato, me mandó un link... pero por alguna razón no pesqué...

Recientemente, por alguna otra razón, leí el Artes y Letras e hicieron una cita a lo que Jobs dijo entonces... quedé un tanto turuleca por sus palabras y por cosas ajenas a todo, un día le comento a Leo por msn sobre eso... y él dice que me contó sobre ese discurso... y me hace recordar, yo lo había olvidado por completo.

Entonces, Leo me mandó la traducción por mail (obviamente el discurso original estaba en inglés). Y este viernes, como era viernes y por razones culturales uno se da permiso de hacer cosas en la pega fuera de la pega, tomé el discurso y lo imprimí en mi oficina, mientras mi amiga Sol me esperaba y yo me colocaba el abrigo y el Jockey...

Hoy lo leí. Y recordé las palabras de Leo cuando me lo sugirió, la segunda vez por msn, "hay algo muy profundo en ese discurso que me encantó"... Y también me ocurrió. Sentí unas ganas gigantes, pero gigantes, de difundirlo, de hacer que esas palabras no se queden en mi mail, de hacerlas más públicas... Pues sólo ahora entendí que los discursos, a veces, pueden hacer tanto sentido...

Una vez escribí un discurso. O sea, varias veces, pero hablo de una de esas veces. Yo era la "líder" de Chile, en una beca de liderazgo que organizó el gobierno de Japón (hablé una vez de ese programa, aquí). Habían varios países, como 10 (no recuerdo el número exacto), y cada uno tenía un líder (salvo Japón, que tenía 2 porque tenía el doble de participantes).

El asunto es que por calendario, a cada líder le tocaba (y a otras autoridades), una vez durante el programa, dar un discurso, en inglés of course (idioma oficial del programa).A mí me tocó cuando ya estábamos en la recta final... O sea, no recuerdo bien, pero creo que después de mí vinieron sólo 2 discursos más.


Fue la primera vez que daría un discurso en inglés, a una audiencia híper internacional.Conseguí una labtop con Nick, (un australiano parecido a Brad Pitt, que hablaba griego, que le gustaba mi nombre, y que era mi "vicepresidente", -yo, como todos los "líderes", estaba a cargo de una delegación internacional además de la chilena, y teníamos a una "mano derecha"-, en mi caso, Nick), y escribí el texto.


Casi todos mis antecesores, muy bien situados en sus pies de líder, improvisaron... yo soy pésima para eso. Y como casi todo en mi vida, me lo tomé en serio. Sobre todo por el inglés... me demoré un rato largo y luego, conseguí la impresora del barco, y le pedí a Michelle, mi partner, la líder de Australia, que me corrigiera (ella además tenía formación en "inglés").


Esto de que me "pescaran", y tarde, era viable porque todos estaban de carrete, dado que esa noche había fiesta "Sake" organizada por la delegación japonesa (con tragos, música y vestimentas propias de esa celebración). Yo, en cambio, figuraba en mi camarote, con la labtop de Nick, discurseando... y ahí luego fue Michelle, y pues quedó... E imprimí la versión final.


A la mañana siguiente, en el "Daulphin Hall", como se llamaba el salón grande del barco donde nos reuníamos si hacía frío en cubierta, como ese día, en la morning, con un público de caras somnolientas, yo, en mi inglés de acento británico y nerviosa, saqué mis 2 ó 3 hojas.Era la primera vez en el programa, que una persona sacaba algo escrito.


Además, todos los otros (líderes, y personas de la administración o profesores) manejaban el idioma a sus anchas y micrófono en mano, se desplazaban por el escenario...Yo, menos diestra en todo ese mundo, busqué una esquina del plateau y me senté. Mis ojos quedaron levemente por encima de mi audiencia, sentada en el suelo. Acomodé el micrófono y lo dejé fijo, y tomé mis papeles... y comencé a hablar. A veces hacía pausas y miraba si no estaban muy lateados...


Para mi sorpresa, las caras empezaron a desperezarse a medida que yo hablaba... Mis palabras no eran grandilocuentes, pues asumí que así como yo, había gente de inglés precario y me esforcé para que mi discurso fuera de comprensión fácil... y el contenido hacía mucha alusión a los discursos previos, y a vivencias a bordo...


Duró unas 3 páginas... Al cabo de las cuales, recibí un aplauso gigante de rostros que no parecían trasnochados. Luego de ello, y de varias horas de hacer actividades, cuando íbamos a comer.... al menos 5 personas se me acercaron para decirme que les encantó mi discurso. Y luego, otras personas, incluso que yo no conocía.

En los días siguientes, otros participantes, líderes y gente de la administración, una vez terminado el programa incluso, me pidieron una copia del discurso (a nadie más le pidieron). Yo entonces, no sabía donde la tenía y no pesqué...

¿De qué podría servirle a otro un discurso como ese, tan doméstico, hecho en una noche, donde yo sólo hablaba de mis humildes impresiones?... y nunca lo busqué, ni se lo envié a nadie.

Hoy, después de leer el texto de Jobs, donde cuenta 3 historias de su vida, sin ninguna pretensión de nada, tal como yo el 2002, frente a esa audiencia en gran medida desconocida, entendí que para otros ese discurso sí era un documento importante. Como para mí es hoy lo que dijo el creador de Mac.


A lo mejor él lo hizo en improvisado, no como yo en papel... y alguien, tuvo la buena idea de transcribirlo, otro de traducirlo, otro de difundirlo, y gente como Leo de leerlo y sugerirlo, a personas como yo... así me llegó a mí. Y me llegó en lo profundo como a él... y esta vez no quiero no compartir, porque esta vez sí comprendo que puede haber una enseñanza profunda que el autor quizá no ve, como yo no lo vi en el barco.

Ahora (citando al mismo Jobs), veo la unión de los puntitos, desde el tiempo ya pasado, y soy capaz de comprender la necesidad de compartir los discursos, porque pueden servir...

Y entonces viene el asunto de ¿y cómo lo difundo? ¿hacer copy paste?... No me tinca, porque en formato word es (másI fácil de imprimir para leer (pues, seguro, como a mí, a varios quizá les cuesta leer en pantalla). Y entonces busqué un modo de subir textos words a blog, y lo encontré y me apliqué, y voilá! lo logré.... y el texto de Jobs aquí está (y en link de arriba también).

Ojalá, estas palabras de Steve Jobs, les hagan sentido en sus vidas... y puedan unir (sus) propios puntitos...

Commentaires

pame a dit…
Pero Katina! me dejaste con ganas de leer TU discurso! además tienes el deber de redimirte por no haberlo compartido cuando te lo pidieron... así que suba no más!
saludos!
RAHM a dit…
me interesaba tambien leer tu discurso, quiza te interese leer el discurso de Gaston Acurio dueño de Astrid y Gaston , espero que estes bien...
elvira a dit…
que maravilla!!!!! gracias por compartir esto, lei el discurso tan rapido, porque necesitaba entenderlo y tener la vision completa, pero al volver atras y releerlo con mas calma, me di cuenta de lo bonito que es la sencillez d elas cosas simples, de lo obvio...tu blog es increible!!! gracias por tener opiniones y miradas tan finas, tan acertadas, tan interesantes...
sole a dit…
"Stay hungry, stay foolish".

Ya sabemos lo que nos queda, K.

Posts les plus consultés de ce blog

Los 10 mejores piropos de mi vida

Bye bye Wai Kitai

El arte de mi alma (la previa)