dimanche, juillet 23, 2006

Ciclistas con Todo

Esccribí esta nota para Opine.cl pero no me pescaron... así que la expongo aquí:

Las pequeñas manifestaciones se han ido sumando, y tras su aparición en la prensa y televisión por la Tacotón, los ciclistas se han ido posicionando cada vez con más fuerza en el escenario nacional.

Pero ahora las cosas son distintas. Pues, hasta aquí, estos grupos de ciclistas era conocidos por protestar, por alegar contra la contaminación, la crisis ambiental, etc. De hecho se conocen con nombres como “los furiosos”. Hoy, en cambio, las agrupaciones son más pro-positivas y están haciendo propuestas concretas y formales sobre determinados temas.

Al respecto, una de las dirigentes ciclistas, Amarilis Horta, me dice:

“De hecho ya entregamos un “manifiesto ciclista”, con 10 propuestas, al intendente de Santiago, Víctor Barrueto, el día de la Tacotón. Y, como la presidenta Bachelet se comprometió en su campaña presidencial a tomar en consideración a los ciclistas, por ejemplo, haciendo bici-estacionamientos en todas las estaciones de metro, esperamos que estas propuestas sean consideradas en serio y pronto (…). Los bici-estacionamientos, no son sólo bicicleteros, sino que es un concepto de un lugar cerrado y seguro donde dejar la bici, con guardia, tikest, etc.”.

Además, las agrupaciones de ciclistas están armando lo que promete ser una semana especial: El Festival de la Bicicultura.

Pero no es sólo una idea, no... Ya tienen comprometidos auspicios del Centro Cultural España, la Universidad Arcis y la Universidad Central. Además siguen buscando los medios para llevar adelante la iniciativa. Han postulado a varios proyectos internacionales, hay mucho interés de la ciudadanía, incluso del gobierno... Para ser precisa, cuenta con el Patrocinio de la Intendencia Regional metropolitana, la División de Organismos Sociales (DOS) de la Secretaría General de Gobierno (SEGEGOB) y la Asociación Chilena de Municipalidades (ACHAM). Y hay varios otros organismos cuyo apoyo está en trámite.

Además, y particularmente, cuenta con el apoyo formal del Ministerio de Transportes. Y claro que a dicho ministerio le importa apoyar esta medida, dado que la ciudadanía está harta de tags, en calles de siempre como la Kennedy y sin alternativa gratuita, con carreteras nuevas pagadas pero con alzas en horas picks amparadas por ley, además con un continúo encarecimiento de la bencina. Y, como la bicicleta, según varias encuestas, es percibida como la mejor alternativa a todo ello...

De hecho, todos sabemos es el mejor medio de hacer ejercicio y no gastar bencina –o sea ahorro de gimnasio, de estacionamiento y de combustible- y sin taco.

Lo que no saben y que sí sabe Amarilis, es que el andar en Bicicleta no sólo ayuda en todo eso, sino que de paso, cambia la vida. Ella me cuenta: “Conecta con el cuerpo, te hace estar más conciente del aquí y el ahora (o sea, sino te atropellan y te matan). Considerar al otro (debes mirarlo para saber si te dejará pasar o no, etc.)... y todo eso hace que la relación con uno mismo mejore”.

Frente a mis preguntas de tipo práctico: ensuciarse los pantalones, transpiración, estacionamiento... “Existen unos tapa-cadenas y unas cintas ajustables que impiden que te ensucies la ropa. Y si vas lento, como yo, es como caminar sentado. O sea no sudas nada. Y vas súper cómodo, porque la bici te lleva el peso, es hasta más liviano que caminar”.

Amarilis me dijo que ha sido un buen cambio...un cambio de vida. Por ejemplo, me dijo: “Me cambió el humor. Pasé de odiar Santiago a disfrutarlo. De andar todo el día entumida por tener la presión baja, a andar todo el tiempo con polera. De vivir haciendo dieta, a poder comer lo que quiera cuando quiera. De hacer 2 ó 3 trámites en el día, a hacer 6 con más tiempo y menos dinero.

Finalmente agrega: “Hace 3 años que ando en bici y hace 2 que no he tenido que ir al médico ni tomar medicamentos”.


Por todo esto Amarilis y varias agrupaciones sienten que el potenciar el uso de la bicicleta podría hacerle muy bien a Chile y en particular a Santiago. De ahí que toda la energía esté puesta en la buena organización de este “Festival de la Bicicultura”, a celebrarse en Noviembre, donde durante una semana completa los santiaguinos podrán participar de una serie de eventos y actividades donde la bici… ¡se viene con todo…!

dimanche, juillet 16, 2006

Entrevista en TVN

Fui hace poco a una entrevista con un editor peso pesado de TVN y me hizo varias preguntas.

Lo siguiente es un extracto de lo que me pareció más relevante de dicho encuentro:

-Katina, ¿Viste eso del hacinamiento de las cárceles? ... Si yo te mandara a reportear eso, ¿cómo lo harías?.

Le contesté:

-Buscaría una historia. La historia de algun tipo ahí, la historia de alguien que hubiera estado ahí.

El súper editor preguntaba medio divertido (según yo): "ya, ¿pero cómo?".

Yo le decía que preguntaría a los guardias por alguna historia para entonces ubicar al protagonista. Y que no llegaría con toda la parafarnalia (cámaras, autos, etc.). Sino sola... y en onda "hola, permiso".

El editor top se reía (¿me habrá encontrado muy ingenua?). Y me decía : "¿Y tú crees que te van a contar así como así?".

Yo respondí:

"La verdad no sé pero así lo he hecho siempre que he tenido que hacer cosas así -que fue para la Universidad y para una que otra pega suelta por ahí- y hasta ahora ha resultado. No sé porqué pero no he tenido nunca problemas para que la gente me cuente sus cosas. Supongo que porque sé generar "espacios de confianza" (así les digo yo, pero no le dije a él) para que las personas se sientan libres y a gusto para decir".

(¿Será que hace mucho, cuando me iluminé con el tema de trabajar la humildad, aprendí a no juzgar los actos del otro y a escuchar sin interrumpir, sin querer adivinar lo que viene, dando tiempo para recrear las emociones ?).

Y agregué, entre humilde y digna:

"Además no sé hacerlo de otro modo, y para mi tesis hice un piloto en video, donde justamente entrevisté a un ex reo" (cierto, of course, y además obtuvo premio el 2005).

Él dijo:

"Ok, otra cosa. Katina, qué pasaría si yo te mandara a hacer un reportaje para las nocticas sobre el SIDA. Pero que yo pidiera un enfoque distinto, por ejemplo el SIDA en las mujeres, ¿cómo lo harías?. Piensálo mientras yo veo un poco el partido" (el mundial estaba en pleno).

Lo medité un poco hasta que su mirada me indicó que era momento de hablar y le dije:

"Yo creo que iría a esas fundaciones donde está la gente con SIDA y buscaría alguna historia.... Pero ahí necesitaría más tiempo. Hay que proceder con cautela".

- Y ahí recordé las conversaciones sobre los "seres sufrientes" de esos días y dije:

"Porque las mujeres con SIDA son seres sufrientes... gente que considera que tiene una especie de maldición inmerecida. Gente que no quiere ser vista como maldita, ya es más que suficiente con serlo.

No son como los reos, ahí todos quieren decir y aparecer. Todos quieren ser importantes y salir en la tele, los seres sufrientes no. Son personas que se sienten atrapadas sin salida en una sociedad que no las contiene. Y no quieren figurar por ello, es más, hablar sobre eso es hundir el dedo en la herida sin sentido. No tienen ganas de hablar de eso consigo mismos, menos quieren hacerlo en público.

Y lo sé porque a mí me entrevistaron por ser "cesante con título", que espero que sea reversible, y me costó mucho dar mi testimonio. No es fácil hablar de algo que a uno le duele mucho, que uno siente que eso lo ahoga y lo hunde, y de lo que no se sabe cómo salir...

Para que un ser sufriente te hable sobre su dolor, debes convencerlo del bien de exponerlo y ser cuidadoso y respetuoso y para hacer un reportaje sobre eso, ello implica tiempo, al menos para mí".

(No le dije pero me imaginé como Erin Brokovich -la peli- cuando ella va a las casas con sus niños, y se sabe las dolencias y los teléfonos de cada persona. Es un compromiso. Y eso ella lo puedo hacer por ser un ser sufriente -sufría el ser madre soltera sin pega todo el rato- y empatizaba con la injusticia que evidenciaba. Sin esa empatía jamás habría hecho lo que hizo... porque si bien al final le generó N guita, al principio, sólo era gasto y energía y sólo por conciencia humana... por no ser un ser en serio indiferente al dolor, por ser sufriente.. si no lo hubiera sido, no se habría tomado toda la molestia que se tomó... por casi sólo bolitas de dulce).

Luego él me dice:

"Mira, si existiera el caso de un tipo, un profesor de un colegio, que está acusado por abusos deshonestos... hay testimonios de padres, alumnas, pero no hay ninguna prueba. Y yo te mando a esperarlo a la salida del colegio... y lo grabas pero el tipo no quiere hablar. ¿Qué harías?".

Pienso la respuesta y recuerdo un caso que vimos en deontología... el caso de un tipo medio nazi que se suicida y la pregunta es ¿qué responsabilidad tuvieron los medios en ello?... Y recuerdo los derechos de imagen... y varios derechos y el caso del novio de una amiga mía, en los años 80, en Europa, que aparece como asesino en varios medios del mundo y no era tal cosa... y la película del otro día cuando una estafadora se hace de los documentos de una mujer honrada y le friega los antecedentes por muchos años y muchos juicios ( y en ese minuto de mí misma cuando robaron mi ci y compraron cosas con él y aparecí en Dicom y tuve que hacer un medio atado para limpiar mi nombre)...

Y en el choque de mi amigo reporteado por la tele (me lo mostró en video) donde me dice: "¿Cómo dicen lo que dicen esos periodistas, Katina? ¿o sea la testigo que ponen llegó muchos depués, -fíjate en las luces del lugar- ... Dicen que yo venía por tal lado y eso es imposible porque la calle sólo tiene sentido para el otro, y mira la imagen, si fuera como la periodista dice... lo que pasó por la derecha según ella, tendría que haber sido por el frente.

Y mi amigo extranjero que trabaja en Hacienda cuando dice: "O sea el periodismo aquí definitivamente miente porque no investiga".... Y la directora de Obras de la Muni de Lo Barnechea que casi me recibe como gata arisca suponiendo que yo iba a tergiversar todo lo que ella me dijera, "porque perona, pero tengo pésima opinió sobre tus colegas, incluso amigas de mi hija". Le prometí lo que me parece que corresponde, y que se hace en todos los demás ámbitos por cierto, pese a lo que digan sobre "el derecho a la información". Le dije que cuando tuviera el escrito, sobre su partre, se lo enviaría para que me dijera si yo había entendido bien.

(En general lo hago así, y no pongo lo que el otro no quiere decir -finalmente, ellos son los dueños de la info, no yo-, y es maravilloso, la gente se siente respetada, uno precisa y aclara y mucha veces vuelve contudente aspectos medios fútiles. Además la relación humana se ve fortalecida, en vez de mermada.). Obvio, alguien como yo, poco dada a las confrontaciones, más lenta y excesivamente rigurosa a la hora de buscar todas las fuentes involucradas, tarda más... no sirve en un espacio donde "no importa donde vamos, pero vamos ya porque estamos tarde".

Y vuelvo al "¿ qué harías con ese profesor?" y recuerdo que yo no soy así, no comulgo con decir sin ponerse previamente en los zapatos ajenos... y con todo eso le contesto al editor, una respuesta quizá nada de vendedora en ese minuto (¿debí decir que me las ingeniaría como los periodistas de farándula para que dijera algo sí o sí?):
"Si no tengo ninguna prueba, no diría nada".

Él sólo me miró.

Luego, ante ciertas preguntas mías, me dijo que tenía ciertas dudas con respecto a si yo podría llevar a cabo ciertos proyectos... Pero como las tendría con con cualquiera que no fuera periodista porque él el único mundo que conoce es el del periodismo...

(Yo creo que eso último me lo dijo sólo por buena crianza).

En fin... El súper editor, al despedirse, me dijo:

"Katina, debiste haber estudiado periodismo"....

No sé si me lo dijo por "si fueras periodista no hubieras dicho tanta tontera junta" o como diciendo "el periodismo se perdió a alguien con potencial"... o por "lástima por ti, pues aunque tengas un master en periodismo...no te puedo contratar sin el título de periodista".

Le respondí. Y dije la verdad:

Cuando yo era chica (y hasta hace poco) no podía no escribir, era casi como respirar, escribí siempre porque me fue inevitable no por una intención de hacerlo... y cuando tenía 17 años, más porque un pololo y los profes me dijeron que por voluntad propia, entré a estudiar periodismo, a los 18- a una privada sí (sí... pasé por ahí, lo reconozco, pero lo revertí)- . Pero al poco andar me dio vergüenza tener ese título, donde todos se abogaban el derecho de decir y opinar sin estar debidamente documentados. Sin leer nada.

Salí de ahí rauda sin terminar el año para ser arquitecta... que tampoco fui (pero ahí sí traté en serio, 4 años). Pero no lo logré... porque en verdad nací para las comunicaciones, no para la construcción urbana, aunque yo no lo sabía entonces.

Para mí esto de ser preguntona y contar historias era como un hobby, algo natural de todo el mundo, no para dedicarse a eso profesionalmente. Para eso, en mi caso, estaba la arquitectura...

Igual ahora no tener el título -de periodista-, por (posibilidades de) pega, me pesa N frecuentemente ( y ya no tengo money para volover a la UC). Aunque con el master estimo estar igual o más capacitada para hacer periodismo que los que hicieron pregrado (y no sólo yo lo considero, otro editor, top, joven y de la UC like me, de TVN, piensa lo mismo que yo...pues es la tendencia mundial, estudiar algo, saber y luego aprender a contar, o sea hacer periodismo en postgrado, que fue lo que hice yo... quizá él -este editor joven- sí me llame para alguna cosita... ojalá, tengo demasiadas ganas de hacer Tele).

Anyways, cuando el Gran Jefe de TVN me preguntó lo del SIDA, supe que ese reportaje, como otros de alma frágil, yo lo podría hacer, por el hecho de ser un ser sufriente (muy a mi pesar, pero lo soy, y para esas cosas sirve... yo creo).

(Igual el editor top no me llamó más... así que quizá fui descartada por respuestas políticamente incorrectas). Pero yo soy sincera, par default....

Cuando conté esta historia por ahí sentí que todo esto fue la evidencia de un nicho...

Es decir, obvio, yo sé que lo que la lleva en el journalism es el golpe noticioso, la cosa light, la farándula, lo que fulanito le dijo al del bando opuesto y demás... y no sirvo mucho para eso creo, (creo que el editor top también lo vio) pero evidencié que para reportajes de alma frágil, ahí, seguro, nadie me gana...¿ o no?

lundi, juillet 10, 2006

Fin del Mundial

Cuando yo era chica... e íbamos a comprar los útiles del colegio, había una frase de mis hermanas: "La Katinita siempre quiere todo mundial" (era por la marca de unas tijeras... pero con el tiempo, se extrapoló el concepto a todo: ropa, autos, lápices, etc. apelando a que siempre yo buscaba lo más top, ergo lo más caro).

Bueno, con la vida y dadas mis (usuales) pocas lucas, dejé de aspirar (no de gustar) a todo "Mundial"... pero no de considerar que El Mundial... era una noticia Mundial... y aprovechando que tengo una "corresponsal" de confianza en "el lugar de los hechos", pues le hice una entrevista... virtual, of course... sobre Berlín en el Mundial... en términos de cómo ha cambiado la ciudad durante este mes.

La entrevista era para un diario on line, pero no la subieron, no sé bien why. A mí me parece súper buena (las respuestas, obviamente), así que la transcribo...

Una sicóloga chilena de la Universidad de Chile, de 26 años, que prefiere estar en el anonimato y a quien por tanto llamaremos Antonia, está viviendo en Berlín hace un año. Le pedimos que contara sus impresiones sobre “Berlín en el Mundial”. Esto fue lo que nos dijo.


1- Antonia, ¿cómo son los berlinenses en general con respecto a los extranjeros?

A ver...los berlinenses en general, o más bien los alemanes en general, pues aquí en Berlín hay mucha gente que vive aquí pero no es de aquí sino que son alemanes de otras ciudades o pueblos de Alemania. Bueno, los alemanes entonces, en general, son tolerantes, teniendo en cuenta la gran cantidad de extranjeros que hay en esta ciudad (si no me equivoco, es la segunda ciudad del mundo, después de Nueva York, con más extranjeros).

Son educados, pero no amables, lo que significa que te pueden mirar feo, o bien decir donde queda una calle pero de mal modo, aunque por educación y por ser correctos, igual te la dicen. Pero en general yo diría que son tolerantes, no molestan aunque tampoco se involucran mucho con extranjeros, bueno, en general no son muy sociables entre ellos tampoco, son fríos. Pero igual en su discurso se puede leer que igual se sienten superiores a los extranjeros, a los únicos que respetan son a los franceses.

2-¿Porqué les tienen más respeto a los franceses?

No cacho por qué les tienen tanto respeto a los franceses, parece que los consideran más estrictos en la educación (aquí los niños empiezan obligatoriamente el cole a los 6 años, en cambio en Francia a los 3). Y bueno, porque a fines del siglo XVIII, si no me equivoco, los franceses eran súper finos, los que se venían aquí, entonces desde entonces que se usan varias palabras adoptadas del francés, y bueno, se considera igual todo lo proveniente de Francia "chic", sino todo, varias cosas.

(Nótese que Antonia habla MUY bien francés y conoce de cerca la cultura francesa).

3- ¿Cómo ha cambiado la ciudad en este tiempo mundialero -muchos gritos en las calles, mucho más caro, mucho cartel y banderitas de todas partes-?

¡Uy!, ha cambiado mucho. Antes de que empezara, una semana antes diría yo, nada, no había nada, pero ya una vez que fue el primer partido, el ambiente se notaba. Banderas de todos los países participantes en las calles, balcones, etc, el mercado vendiendo todo lo que se puede uno imaginar con forma de pelota de fútbol (incluso papel para el baño), poleras con banderas de los equipos, las originales, y otras a 3 lucas por ejemplo, un boom.

Toda la gente hablando de fútbol, mujeres solas en los bares reunidas a ver los partidos, pues en la mayoría de los bares, restaurantes, heladerías, tiendas, etc hay tv o pantallas gigantes para ver los partidos. Hay algunos bares que se declararon anti mundial, y los muestran en programas de TV durante las horas de los partidos, y no hay nadie, están vacíos, así que todo gira en torno al mundial, nadie hace nada más que eso. Los niños saben todo, van a los bares con los papas a ver los partidos, con abuelos, tíos, etc. Increíble.

4- ¿Se ha sentido diferente este ambiente mundialero en la ciudad o "pasa piola". O sea, cierran antes el comercio o cosas así?

Bueno, como recién contaba, se ha sentido muchísimo. El comercio normalmente aquí cierra a las 20:00 pero durante el mundial cierra a las 22:00, y los domingos aquí está todo cerrado, sin embargo ahora abren incluso los supermercados.

5- ¿Cuál es el equipo preferido de los alemanes?

Bueno, obvio que Alemania, aunque me ha sorprendido mucho que muchos alemanes no están por Alemania, sino por distintos países, pues a algunos los futbolistas alemanes les caen mal, otros porque dicen que juegan mal, y otros porque piensan que estar a favor de Alemania es ser nacionalista, lo que al final significaría rememorar lo que pasó en la segunda guerra mundial.

6- ¿Hay algún tipo de "mala onda" exacerbada este tiempo por los latinos-dado que igual Brasil y Argentina eran favoritos-?

No, para nada, al contrario. Les encanta como juegan los brasileros, de hecho, los productos más comercializados eran con los colores de Brasil, todos en la calles andaban con poleras, vestidos, pantalones, etc amarillo con verde.

7-¿Qué pasa ahora que Alemania perdió?

Ahora que Alemania perdió, la fiebre bajó un poco, pero sigue igual de agitado, aunque hay menos gritos, menos fuegos artificiales, menos gente en la calle donde están las pantallas gigantes. El fanatismo disminuyó, aunque igual continúa el ambiente.

8- Finalmente, ¿qué comentario sobre "una chilena en Berlín en mundial" , te gustaría agregar?

Que lástima que Chile no vino, pues me hubiese gustado que a través del mundial Chile se acercara un poco más a Europa, en el sentido de darse a conocer. Mucha gente me dice "Uy, de Chile, ahí sí que hace calor", creen por ejemplo que como Chile esta en Sudamérica, es caluroso, y bueno, hartas cosas más que la gente desconoce.

Hubiese sido bonito, pues cada día se muestra una pequeña reseña en la TV del metro de los países participantes, como fotos, economía, capital y los datos importantes. Pero bueno, igual como chilena, creo que haber estado en un mundial organizado por Alemania (los reyes de la organización) es un privilegio. Aunque no puedo ver los partidos con pisco sour, sí los disfruto cada uno de ellos con una o 2 ó 3 cervezas...¡salud! Y ¡Viva Chile!

Gracias

Pd- Antonia tuvo problemas técnicos para enviarnos fotos... Pero con su relato yo al menos logré imaginarme todo ¿o no?.

mercredi, juillet 05, 2006

Adiós a un genio

Don Rafael Sánchez, quien sin duda fue el hombre que más aportó al cine en Chile, murió este sábado, de madrugada. Cerca de 100 personas fueron a despedir a este genio nacional.

Era tarde el sábado cuando mi amiga Amarilis me escribió un mail contándome la noticia. El profesor Rafael Sánchez había muerto. Si bien estaba enfermo hacía mucho tiempo, la noticia, aunque esperada, no dejó de ser muy lamentable para mí.

Don Rafael era llamado “El cura Sánchez” por todos en el medio cinematográfico, dado que había sido sacerdote jesuita. Pero dejó los hábitos para casarse con quien sería su eterna compañera, Graciela, con quien tuvo dos hijas.

Yo no sabía quien era él hasta 1997 cuando entré a Lic. en Estética, en la UC. Y él hizo el curso “Arte y Percepción”, que era mínimo (obligatorio). Y ahí aprendí cosas como qué eran las “imágenes de primer, segundo y tercer orden”. Y que la música era un gran tema en el cine, que no es trivial colocarla y que en general conviene más el silencio –y eso que él era musicólogo-.

Ese año él volvió a editar un libro, lo compré porque estaba ahí –el lanzamiento fue en el campus Oriente- y estaba botado de barato y el profe miraba... la verdad lo compré un poco por hacerle la pata, porque no era fácil obtener buenas notas con él. El libro se llamaba “Las Claves Secretas de la Comunicación”, y lo ojeé... me gustó, pero no le di mucha importancia.

El profe era gruñón en ese tiempo, le cargaba que le discutieran sus puntos. Y no tenía mucha paciencia. Además era medio sordo...

Al año siguiente, en 1998, él era el único que impartía el taller audiovisual. Taller obligatorio para quienes queríamos la especialidad en cine. Entonces debí tomarlo... sin muchas ganas... Éramos pocos alumnos. Y él era minucioso para evaluar cada ítem... Exigía 100% de asistencia y por módulo (eran 2, una hora y media cada uno).

Era el segundo semestre de 1998 y yo me enfermé gravemente. Tenía que tomar muchas píldoras, adelgacé como 15 kilos, y estaba blanca... pero no quería perder el año así que iba a sus clases (los demás profesores aceptaron un trabajo final para marzo, pero él no... yo no estaba nada contenta...).

En ese tiempo, además, éramos vecinos, vivíamos justo al frente, en El Arrayán. Y él no manejaba, normalmente lo acarreaba su mujer o alguna de sus hijas. Conocí a una, a Marcela, muy bonita y muy inteligente. Nunca nos hicimos amigas, pero una vez, cuando yo padecía un estado cuasi catatónico y no podía manejar, nos encontramos en la calle y nos fuimos juntas en un colectivo hasta la plaza San Enrique.

Luego, en otro encuentro, me dijo, que ese día le había contado a su padre que me había visto... y que me vio mal.... y bueno, finalmente, me fue imposible físicamente seguir yendo, y perdí el año. Cosa que en ese momento me dio mucha rabia. Tuve que retomar el segundo semestre de 1999 (porque ese ramo sólo era de segundo semestre).

A la luz de la experiencia, fue muy bueno así. Hice los trabajos adeudados en el verano, cuando me sentía mejor gracias a un largo viaje al norte de recuperación, y el segundo semestre empecé el taller, con Sánchez, ahora sana. Y ese curso me cambió la vida.

Éramos como 6 alumnos no más. Y era un taller-taller. Como en Arquitectura (yo venía de esa carrera). Uno daba una propuesta y cada proyecto era exhaustivamente evaluado y comentado por el profe y los compañeros. Ahí sí usamos el libro y fue un descubrimiento.

Sánchez enseñaba diaporama, lo que hasta entonces parecía aburrido para muchos, también para mí. Hasta que lo estudié con él, y vi que era no sólo interesante en sí, sino que crucial en la elaboración de un buen guión. Aprendí cómo se escudriñaba una imagen, cómo dotar de profundidad una historia simple, cómo aunar debidamente imágenes distintas, cuándo una imagen o un texto era pertinente o no según diverso parámetros...

Ese aprendizaje lo he usado desde 2001, desde que hago clases de Historia del Cine con imágenes fijas. Y supongo que en gran parte por eso fui la mejor alumna de Tv en el master (y eso que yo no era periodista).
Y aprendí, con él y otros profes, a hacer análisis cinematográfico. También me sirvió mucho eso de las imágenes de primer orden y lo de la música, cuando hice el documental para mi tesis... trabajo que obtuvo un premio.

Además, fue tanto lo que me gustó el diaporama, que este año, 2006, me metí a un curso de eso en el Centro Cultural de España. Y en parte por eso tuve buena onda con Amarilis...quien fue la que luego reemplazó al profesor en la Universidad (UC).

En fin, cuando el sábado en la noche mi amiga Amarilis me avisó, supe que iría a darle mi despedida, este domingo. Llegué algo tarde y no alcancé a saludar a la familia.
Vi a profes de la Universidad, incluyendo a I.Aliaga, actual director de la Cineteca Nacional –profe mío en esa época también- a gente de la escuela, y a la Amarilis en bici como siempre. Ella me dijo que vio al súper documentalista Nacho Agüero ("Aquí se construye", "100 niños esperando un tren"), en bicicleta, como ella.

Yo no vi a nadie más, presumo que fue mucha gente del medio cinematográfico y artístico -el comentario general de las personas que vi, fue "que harta gente, sí, como 100 personas"-. Y de más, dado que fue profe de muchos de los que han marcado pauta en el séptimo arte nacional en el Fílmico, y sus libros aún son material obligado en Chile y Latinoamérica.
De hecho, el 2003 el Festival Internacional de Cine de Valparaíso hizo un premio con su nombre, a la mejor edición documental.
Afortunadamente, este gran profesor fue, en vida, homenajeado varias veces por su casa, la UC, y por otra gente que reconoció el gran aporte que hizo al cine nacional durante toda su existencia.

En fin, yo fui una privilegiada por haber sido su alumna y su vecina y quería, desde aquí, dar cuenta de lo que este profesor significó en mi vida... y darle un cariño gigante y virtual a su familia.

(La historia de Rafael y Graciela, aquí).

Cariños a todos sus cercanos,

Katina

Pd- me hubiera gustado subir fotos, pero no pude, para variar.