mardi, octobre 15, 2019

Mi otra abuela… Charito, QPD.



Esta foto es del 20 octubre de 2011, la Chari vivía con mi mamá.
Esta foto es en su casa. Creo que me la sacó mi prima María José.
No sé cómo me apareció en Fb recién... porque estuvo buscando
mucho una en que saliéramos las dos... Sin éxito. Y ahora, de la nada,
apareció. Quizá tuve algo de ayuda del más allá... ;).
Una vez leí “La otra Bolena” (un libro, muy bueno, que saqué de lo de la biblioteca del Centro Cultural de Las Condes y del cual hicieron una película). 

La novela trata de Mary Boleyn (traducida como “María Bolena”), hermana de la famosa Ana Bolena… Ana fue célebre por diversos e importantes motivos, entre ellos la reforma de la iglesia inglesa.

Todo lo concerniente a Ana fue muy trascendente y, por lo mismo, otras situaciones contemporáneas, pero menos relevantes, fueron opacadas con el tiempo… No obstante, algunas de ellas, como la vida de su hermana Mary, fueron rescatadas del olvido y traídas a colación…

Siento que eso a veces pasa, por ejemplo, le pasó a Huidobro con Neruda… Fue este último quien se llevó la mayoría de los aplausos, pese a que su colega y coterráneo era también excelente … En fin, no todos pueden ser protagonistas a la vez, pero, afortunadamente, la historia, con el tiempo, va dando su lugar a quienes se lo han ganado…

Saco esto a relucir aquí, porque, muchas veces, en muchas partes, he hablado de mi abuela paterna, Ana, de sangre rusa, ultra elegante, de mundo aristócrata, evolucionada en todo, parecida a la Marlene Dietrich…

 Y sí, todo eso es cierto, pero ella -a quien conocí y recuerdo con mucho cariño y de quien, además, aprendí cosas muy interesantes- murió cuando yo tenía 10 años. Se quedó en mi memoria y la he sacado de mi mente literaria muchas veces, porque su historia es de novela. Pero, al igual que Mary, que Huidobro, había otra gente valiosa cerca… en mi caso, mi abuela materna, Rosario Jiménez, mi Charito.

La Charito, a diferencia de mi abuela Ana, era sencilla… pero muy, muy bonita, al igual que sus varias hermanas. Todas de nombres religiosos y de piel de porcelana, heredada, seguramente, de la matriarca, la Mamá Conchita, nacida y criada en Andalucía, como su marido, el papá Rafael.

Mi abuela Charito, 95 años app...
Noviembre 2016, en la terracita del Hogar Español.
La Charito se casó muy joven, con mi abuelo Nicolás Sacristán… quien, según cuenta la leyenda familiar, llegó durante la guerra civil española a bordo del Winnipeg, pero no hay registro, porque vino de pseudo polizón… 

Es decir, iba a subir un tipo que no llegó al embarque y, por lo que se sabe, él tomó el nombre de ese tripulante, y se vino. Pero no lo sé bien, y por alguna razón que, ahora que lo pienso, no puedo comprender, jamás se me ocurrió averiguar.

En fin, el abuelo Nicolás, por lo que se cuenta, incubó una enfermedad durante el tiempo bélico y por eso, murió joven. La Charito entonces quedó viuda, con dos hijos chicos.

En virtud de esto, una de las hermanas de la Charito -quien se había casado un hombre de origen asturiano, inteligente, culto, con un gran y generoso corazón y, además, de muy buen pasar- le ofreció a mi abuela hacerse cargo de su hija mayor, o sea, de mi mamá. 

La Charito aceptó, y, además, desde entonces, siempre trabajó. Lo cual, en esos años, para una mujer con educación básica, no debe haber sido tan fácil…

Pero no recuerdo haber escuchado a la Charito quejarse de encontrar trabajo. Sí de los diferentes trabajos que tuvo, como vendedora en el “Gath yChaves”… Lugar del que supe, gracias a ella. Una vez me contó que vendía unas sábanas bellas y elegantes… No recuerdo la marca que me dijo, pero sí los ojitos que puso cuando me contó, y que me dijo que ya no había cosas así de finas… 

Luego trabajó en una fábrica de muñecas de un pariente (y siempre me traía una), también fue muchos años cajera en una farmacia al frente de mi casa, en Vitacura, antes que las cadenas terminaran con las boticas de barrio.

En fin, mi abuela Charito no era intelectual, pero le gustaba leer… Yo traté de tener conversaciones de libros con ella, alguna vez, porque le presté algunos, pero no supe cómo hacerlo bien. Ahora que lo pienso, me percato.

Tampoco era científica o matemática, pero le gustaban los números… Nunca supe eso, hasta que mi mamá me contó, que le hacían ciertas pruebas médicas en el Hogar Español, donde la Charito, pasados los 90 años, vivió los últimos cinco años aprox, y que era buena con las operaciones aritméticas…

Mi abuela era una persona que siempre estaba muy arregladita, con su pelito fino peinado (“me van a poner los tubos” decía). Usaba a veces rouge naranjo o rosado… No me gustaban a mí. Tenía voz suave y todo era bueno o malo en función de la comida… “Lo pasamos bien, vieras tú lo rico que estaba todo”… 

Por lo mismo, iba a la feria, le gustaba, y vivió sola hasta pasados los 80 años. (Ahora que lo pienso, mi papá acaba de cumplir 77, este mes, y no me imagino que no viva solo… pero hasta hace poco, 80 años, era harto…

Y solía ser agradecida con las actividades que hacía… Ir al té de la Sociedad Española, de donde fue socia toda su vida, jugar dominó en el club, cerca de su casa en el barrio Yungay, cuando se fue de Independencia, y en el club de la calle Cerro el Plomo, en Las Condes, cuando vivía en el departamento de mi mamá. En esos “clubes” como los llamaba ella, siempre salía reina de belleza.

Disfruté harto a la Charito yo, pero también me sacó varias veces de quicio, y sobre todo, los últimos años, pero antes que estuviera casi siempre ida, cuando casi no escuchaba… 

Para mí ella siempre estuvo, siempre fue alguien que se alegraba de verme, que me tenía algo rico para comer, que me regalaba algo… Tan simple y lindo como un perro fiel que te mueve la cola cuando llegas… Pero que yo, en mis continuas atribulaciones sobre lo humano y lo divino, la daba por sentado, como si fuera obvio… Y no como lo que era, algo valioso, un regalo de la vida.

La Charito cumplió 97 a fines de septiembre de este año, y yo olvidé su cumpleaños… No la visité en el Hogar ese día. Es cierto que ya estaba postrada y muy ida hacía varios meses y, por ende, no fue tan malo…. También es cierto que cuando estaba bien no siempre lo recordé, pero también es cierto que durante la vida sí la llamé muchas veces cuando sí lo recordé o algunos días después y fui a sus celebraciobes… Ella en cambio jamás olvidó saludarme para el mío.

Mi Charito me quiso mucho, y yo también la quise a ella, y si bien no fui una nieta ejemplar, pues no la visité tanto como hubiera debido y no siempre conversé con ella del modo adecuado, no fui mala del todo, pero el punto es que sólo me di cuenta de todo lo que me perdí, ahora, que es demasiado tarde…

Mi Charito murió el viernes 11 de octubre de 2019, en la tarde noche…

La víspera del 12 de octubre, día de la raza, o de la hispanidad, que siempre se celebra con unagran fiesta en el Estadio Español, a la que a la Charito le encantaba ir, y a la que fue muchos años, pues es nuestra familia la que se encarga del stand andaluz, y donde mi mamá suele estar también todo el día… Pero este año no sería así…

Yo tampoco tenía planeado ir al Estadio este año, como siempre, pues este sábado 12 actuaría, en el Centro Cultural de España, en el contexto del III Festival del verso y teatro clásico… O sea, seguía todo estando muy olé…

En fin, tras dos semanas de estar sólo durmiendo, la Charito, tras una larga vida, dejó este mundo. Mi mamá estaba con ella, así que no lo dejó sola, sino acompañada. Les conté a mis hermanas, que viven en el extranjero, la situación desde que la Charito se agravó hasta su muerte.

La hermana que me sigue, que vive Canadá, me pidió si podía decir unas palabras en su nombre, durante el funeral… Obvio que le dije que sí. Le otra me dijo que trató de inspirarse, pero no le salió y me dijo que dijera sólo una frase… A mí hasta ese momento no se me había ocurrido hablar sobre la Charito, en calidad de lo que fue para mí, pues siempre “estuvo allí sencillamente” … De hecho, buscando fotos de ella conmigo, me di cuenta que casi no tengo…

Y tan sólo ahora, tarde, me percato que nunca valoré bien ni le agradecí el privilegio de tener una abuela así… cariñosa y generosa, pues de algún modo, los brillos se los di siempre a mi otra abuela, la rusa evolucionada, media aristócrata y que parecía artista de cine.

En fin, no fui mala nieta tampoco, pero podría haber sido mejor, haber conversado mejor, haber compartido mejo, haberlo hecho mejor… Y, si bien sé que no compensa, el domingo, antes del funeral, escribí, desde el corazón, lo que mi abuela Charito fue para mí… Y lo dije, en voz, alta, en la iglesia… frente a todos los que fueron a despedirla…

Saqué aplausos y muchos me agradecieron pues no sabían ni imaginaban nada de eso… Seguramente, también para ellos, ella “estaba ahí sencillamente”…

Espero que, desde algún lugar, ella me haya escuchado… Y como cuando Forest Gump le deja la carta de su hijo a Jenny, yo te dejo esas letras aquí.... Y, aunque es sólo un pequeño regalo póstumo, y no se compara a los miles que me diste en vida, también te dejo este escrito para recordarte, con lo mejor de mí, escribiendo tu propio post, para ti, mi otra abuela, mi siempre presente y querida Charito. QPD. 









vendredi, avril 26, 2019

Nostalgia revivida

¿Les ha pasado que ordenando/limpiando se encuentran con algo y entonces así, fulminantemente, se les viene alguien pasado a la cabeza pero con una claridad e intensidad gigante?... Bueno, eso me pasó hoy y entonces no pude evitar escribir un breve relato "Nostalgia revivida" y, luego, como me gusta lo de contar con voz, lo grabé. 2,5 minutos en total. 

La grabación es sólo con el mac (sin micrófono) y con el programa que viene ahí para audios y videos, el quick time player.
Aquí abajito va el texto escrito (por si). Primero lo escribí y luego lo re -escribí para grabarlo. Y sólo guardé esa versión (la a grabar) como versión final. El audio tiene mínimos cambios sobre el texto oroginal.
La grabación aquí:


Eso. Espero que les guste.
Letras nostálgicas
Y entonces, aparecieron, impolutos, los cuadernos de media pauta que me dijiste que comprara para las clases de guitarra que me ibas a hacer y que, al final, nunca me diste.
Hacía tiempo que no te venías a mi mente y, de repente, así, chas, la ocupaste entera. Y te vi. Te vi perfectamente, en ese verano, sentado en el living de mi casa, bañado por las luces multicolores del atardecer de diciembre entrando por la ventana, y tú, ahí, tocando tu composición, media estridente, concentrado, sin cantar.
Recuerdo que yo estaba de pie y no quise buscar una silla para no interrumpirte… Y tb recuerdo que te miraba…. y sólo pensaba en que quería que te quedaras… pero…. creo que tenías un compromiso, el asunto es que te fuiste, sin comer conmigo.
Al poco tiempo me contaste, por email, que la elegiste a ella y, bueno, no nos vimos más. Me dolió tanto. Me costó tanto saberte de otra.
Temía volver a encontrarte contigo en la calle, como nos pasó sin querer un millón de veces en el centro de Santiago ¡a quien más le pasan esas cosas!. Evitaba, por eso mismo, andar por esos lugares… hasta que, de a poco, otras cosas, y otros hombres, fueron llenando mis días…
Pero hoy, sacando el polvo de viejos libros de arte, apareciste vestido de media pauta y no pude evitar dejarte estas letras nostálgicas, desde mi corazón, a esta pantalla.
Y me acordé que en marzo, por primera vez desde que te conozco, no te escribí para tu cumpleaños. Así que feliz cumpleaños atrasado.
En fin, espero que tus cosas musicales y tecnológicas vayan bien. Y que tengas un corazón estable.
Te mando un abrazo lejano,
Moi
-->

jeudi, février 07, 2019

La micro, la profesora de manicure y watsu... Todo junto en un curioso encuentro ;)

La foto no era de la niña que conocí, pero sus uñas se parecían a estas.
La foto la saqué de la web, de google images, pero luego, cuando quise
vincular el link en partouclar, no hubo caso, me dirigía a otros lados.
Quizá tú sí tienes suerte: vi esta imagen aquí.  
Hacía TANTO calor en Santiago el sábado pasado que, cuando no ando en auto, y aunque normalmente camino, para evitarme los transbordos del metro y/o micro o combinados, ese día, caminar incluso una cuadra bajo los 50 grados que yo sentía en la piel, me parecía una tortura…

También, si no es horario pick, me gustan más las micros que el metro, porque se puede mirar por la ventana… PERO, sólo con pensar en que el asiento estaría hirviendo y que en el metro había sombra y seguramente esos ventiladores que tiran agua… Ni lo dudé.

Así que, en vez de tomar la micro al salir de mi casa, que sube por Bilbao y llega hasta Padre Hurtado, consideré caminar bajo el sol caliente hasta el metro… PERO, tuve suerte, y justo vi a un vecino y le pregunté si me podía encaminar en auto y.... Me dejó un par de estaciones adelantada (aproveché de conocerlo, un amor, resultó que es fotógrafo de eventos musicales…).

En fin, tomé el metro en Providencia, hice transbordo en Tobalaba y me bajé en Bilbao para tomar la micro D08, que nunca había tomado y desde un paradero en el que nunca había estado…

Y ahí estaba yo, cerca de las dos de la tarde, calcinándome, en un paradero con techito en el que nos apretujábamos varios para estar a la sombra… En eso pasó una micro, una de esas chicas naranjas, no era la que yo esperaba… Paró en la luz roja que hay justo en ese lugar y muy poca gente se subió. Estaba andando, aún, cuando una voz femenina, que yo no veía, dice a grito pela'o “¡Es la D08!”.

Todos nos miramos confundidos… Y ella repitió la info. Gente subió a la micro. Ahí vi a la que había hablado…Estaba al lado de la puerta de la micro, me acerqué y le pregunté –estaba escribiendo algo y vi que tenía como una blusa gris, similar a la de los scouts… me dio calor de puro mirarla-. En fin, me dijo “Sí, es la D08... La cambié”, y siguió escribiendo sin más… Me quedé plop. Me coloqué en la cola para subir a la micro y, no sé qué cara habré puesto, pero escucho una voz de mujer justo atrás mío que me dice “Bienvenida a Chile”…

Me di vuelta. Tenía el pelo y los ojos café, piel más bien blanca, vestido floreado, pestañas largas y maquilladas. No recuerdo bien cómo, pero nos pusimos a conversar… Subí a la micro que ya estaba bastante llena, pero encontré un asiento adelante y me senté. La niña del vestido con flores se puso de pie justo adelante mío y seguimos la conversa…

Ella estaba parada muy derechita, tenía ademanes suaves y algo en su actitud, además de un dejo en su acento, me decían que era extranjera, pero no latina… Yo no podía adivinar su origen así de entrada. Entonces, como quedaron a la altura de mis ojos, le vi las manos… Me impresioné.

Tenía unas uñas laaaaaargas, que se curvaban, de colores, parecidas a las de la foto del inicio de este post. Yo nunca había visto eso, así, en alguien común y corriente (quizá sí en alguna película, con alguien disfrazado, pero onda en la calle o en la micro, no, never). No recuerdo por qué no le dije  nada al respecto… Y seguimos hablando….

Le pregunté de donde era… Era checa. Vivía hacía cinco u ocho años en Chile, no recuerdo bien, su padre era chileno y le gustaba aquí, le iba bien,… Y entonces le pregunté qué hacía y, ahí, toda orgullosa, me dice, mostrándome sus kilométricas uñas, “Soy profesora de manicure… Estas uñas son mías, no son postizas".

Me contó que tenía mucha suerte porque un día, después de su pega en un salón, ella iba andando en bici por Manquehue y vio el letrero de una empresa de belleza que le llamó la atención, de la cual no conocía nada, pero le tincó y se dijo "un día voy a trabajar ahí"... Un par de años después, ahí estaba. 

En fin, gracias a ella supe que esas uñas de la imagen se llaman “esculpidas”, que las mujeres chilenas “tienen buenas manos” (para trabajar, por lo que entendí), pero que a sus alumnas les falta practicar porque se requiere modelos sistemáticas para hacer seguimiento y optimizar el trabajo y que eso cuesta que pase. También supe que hay diversas especialidades, recuerdo sólo las “esculpidas” y “spa”, pero hay varias más.

También me comentó que el curso que aquí se imparte, en la empresa donde ella trabaja, GA.MA (una empresa italiana grande que vende artículos de peluquería y tiene, al menos en Chile, una escuela de oficios de belleza, esta, donde ella es profesora), ahí, el curso -me comentóla Checa- era bueno, pero de algunos días (no recuerdo cuántos, pero menos de una semana) y que ella encontraba que era insuficiente para enseñar todo lo que se debía…Un mes sería lo adecuado.

Entonces me contó también que, en República Checa, donde ella estudió, tienes que tener un certificado para poder ejercer (y yo sé, fehacientemente, lo rigurosos que son en TODO lo referido a Educación en Europa del Este, por ende, estoy segura que lo que esta niña sabe y está certificada, incluye TODO lo que se debería saber sobre elementos de salud y MUCHO más allá). Luego, y con un dejo de tristeza, me comentó que “Hay mucha gente que cree que con un curso de youtube ya se es manicurista”. 

Entonces le dije que ella podía ver eso como una oportunidad, porque eso es el "desde" y que ella ofrece algo mucho más top... Etonces si alguien comienza por youtube y luego quiere seguir al siguiente nivel, ESA es su oferta. Con más información y por ende mejor proyección... Ante lo cual ella respondió algo como: "Es verdad, de hecho todas mis alumnas trabajan en buenos lugares y ganan bien"·. 

Ahora, googleando, vi que hay videos/cursos de manicure, o de uñas esculpidas en particular, no sé qué tan buenos o malos serán, pero de que hay, hay, por ejemplo, este: 


Ya habíamos pasado Tomás Moro y le comenté que suponía que usaba las uñas largas para hacerse  automarketing… Y me dijo que sí. Lo encontré TOP. 

También supe que hacía más cosas… De hecho me contó que ahora en verano era ideal para hacerse las pestañas (dejárselas así encrepadas permanentemente y negras) pero con tinta “porque es mucho mejor”, dijo (olvidé versus qué).

Le pregunté si hacía pestañas a domicilio y me dijo que sí (20 lucas, con materiales, por lo menos ahora en febrero…. ¡Ganga!) ... Ahora, ¿Cómo lo hace con esas uñas?... No sé... . Pero sí sé que si haría clases particulares (se entendía que de manicure, pero quizá también de otras cosas)… 

Entonces recordé que un par de amigas hicieron un curso de manicure, onda para saber y hacerle a las amigas, de hecho, hasta yo me tenté, pero nunca lo he hecho (pero sí hice un curso de reflexología, pero esa es otra historia). Le pregunté a la checa si se podía dar clases en una casa y me dijo que, de hecho, ¡¡¡en una pieza!!!

No sé qué me bajó pero, entonces, le dije que en una de esas yo le hacía un website para que promocionara sus cursos/servicios y/o le conseguía un par de amigas de clientas/alumnas… Se río, pero me dijo que ya. 

El curso sería como de un mes, pero no todo el día. Supongo que no todos los días tampoco, pero no sé cuántas horas ni horario ni nada. Pero me dio su tarjeta. Con su email y su wsp personal. Y me dijo que me podía enviar fotos de su trabajo. 

Se llama Patricia Herrera y su email corporativo es pherrera@gamaitaly.cl , el wsp no se ve bien. (Le pedí permiso  a ella para publicar sus datos).

Nos despedimos cariñosamemte, se bajó en el Parque Intercomunal de la Reina, donde, ese día, había un festival de la cerveza… Yo me bajé un poco más allá, en Padre Hurtado con Valenzuela Puelma, caminé hacia el poniente una cuadra larga por esa calle, muerta de calor porque me di cuenta que había dejado mi sombrero en el auto de mi vecino… Y alegre por haber tomado la D08 y así ahorarme caminar bajo el sol ardiente la cuadra (larga sí) que hay entre Bilbao y Velnzuelala Puelma, y claro, por supuesto, también me alegré que esa decisión me generó el curioso encuentro de la checa.

En fin, llegué a mi destino, el número 8631, donde hay dos piscinas techadas, una normal/fría -maravillosa para mí con el calor que hacía- y otra temperada a cerca de 34 grados grados, o sea óptima para lo que me convocaba, ver/participar de una práctica guiada de watsu a los recientes capacitados en esta terapia de masaje shiatsu en el agua, impartida por la única persona certificada por Alemania y USA, en Chile, para dar instrucción, Carmen Luz Orrego.

Y, tras dicha práctica, además, recibiría de ella misma, una sesión, pues me intersa aprender eso, o sea tomar el curso para ser terapueta watsu, el que me interesa se dará a fines de febrero en el sur (la info al respecto aquí). Lo único que diré por ahora es que la sesión fue maravillosa. Me relajé N, hasta bailé, canté y me reí, todo casi sin darme cuenta. Fue una liberación increble. Una delicia de aquéllas. Pero tooooodo eso es OTRA historia.

* Si te gustó este relato, regaláme un comentario, que me encantan. Y si te animas a leer algo más, quizá te tinquen "Historia de micro" "los 10 mejores piropos de mi vida".

lundi, août 14, 2017

Cosas de poca importancia...

Algunos de mis libros de poesía
“Te mandé un audio contándote cosas… Cosas como las que suelo contarte. Pero ya llevaba más de 8 minutos, y era algo simple, así que me dio vergüenza hablarte tan largo y lo borré. 

En todo caso, eran “cosas de poca importancia”, citando a León Felipe, un poeta español, que a lo mejor conoces”. Le escribí un día, por wsp.

Al poco andar, él respondió, por escrito: “No conozco a León Felipe. No sé casi nada de poesía”. Y agregó una carita triste. También señaló: “Cuéntame no más, no te inhibas”.

Y entonces no me aguanté, y le mandé un audio, diciéndole que supe de León Felipe, de chica, por mi papá, y cosas varias relacionadas, como que fue un acérrimo antifranquista y, por supuesto, algo del poema, con el verso mentado, comentándole sobre un link donde lo declamaba un actor, y que era bastante bueno y bonito de ver, según yo… Que si quería se lo enviaba. No tardó en decir que sí. Entonces lo hice (este).

También, en un audio, le mencioné ciertos aspectos complementarios, que consideré aportes pertinentes, como que hay veces que el poema se titula "Qué Lástima" (como en el video) y a veces también "Autoretrato" (como lo conocía yo, en el libro, "Antología rota"). 

Finalmente, añadí que, si le gustaba, y si quería, yo, alguna vez, dado que tenía varios libros, le podría mostrar algo de poesía…

No sé cuánto tiempo pasó desde eso a lo demás. 

Recuerdo que era un día laboral, martes o jueves, o algo así. Día de supermercado y repuestos para los maestros. En eso andaba cuando recibí un wsp donde me decía que vio y escuchó el poema, y que le gustó mucho. Y que le encantaría que yo le leyera poesía.

Me reí. Llegué a la casa. Y, después de mucho tiempo de platos básicos, cociné sofisticado (tilapia a las finas hierbas y al horno, bañado en salsa de menta, acompañado de puré de arvejas con jengibre y cúrcuma) todo amenizado con Merlot y canciones italianas de antes, pero en voz de ahora y, así, entre una cosa y otra… Olvidé lo de la poesía.

Y entonces, un domingo, almorzamos y caminamos con lluvia, y tomamos un café con pastel en su barrio bonito, de tiendas y restaurantes chic… 

Hablamos de Warhol a propósito de la exposición y, luego, buscamos en su repisa -sin éxito- el disco que produjo ese artista para una banda pop, interrumpiendo mi relato de emails perdidos y cuentos desenterrados. 

Al rato, en otro escenario, un poco sin querer, surge una palabra… y yo recuerdo “La Casada Infiel”…

Le digo un par de versos, sueltos, que me sé, pero lo hago mal, me equivoco… Nos reímos de eso, y quedamos que un día se la leería bien, entera…

Pero todo quedó ahí.

Después, apareció una historia y la noche se puso triste... Hubo algo de "alma mustia", dulcificada, levemente, con vino tinto y blues de Tindersticks
Imagen que conocía,
 la saqué de Google images, por "afinando",
desconozco su autor.

Era un domingo, frío, de lluvia, como el de hace poco, y, seguramente por eso, esa historia vino a resonar en mi alma, y, en un acto reflejo, retomé algunos libros de poesía del estante… 

Y me puse a leer, sola, en voz alta, ciertas letras que sintonizaban con mi melancolía interna y nocturna.

Mientras ojeaba mi viejo libro amarillo, buscando aquellas líneas de cadencia lenta, emergieron, insolentes, los versos gitanos de “La casada infiel”. 

Entonces recordé lo “prometido” aquella vez,  y en un momento de inspiración, tomé agua, preparé mi garganta, me armé de valor, y la grabé.

Aproveché el vuelito y recité, con mi voz, en a la pantalla del teléfono, algunos poemas que retumbaban en mi corazón, quizá porque la poesía tiene esa cosa mágica, que pone las palabras que afinan el tono del alma.

Por supuesto, a él, y tras dudarlo, apenas, le envié sólo lo adeudado, por wsp. 

Ese ("La casada infiel") y otros textos ("Tú me quieres blanca", "Me pesaba su nombre", etc.) los dejo aquí, para quien se anime a escuchar (en cada link hay info extra sobre el poema, autor y demás). 

Recomiendo, si me permiten, incluir noche, carmenère en copa grande -o el ensamblaje bermellón de su preferencia-, luz tenue y, de fondo y entre textos, baladas, del grupo citado y quizá también algo de Lana del Rey y Tango with Lions. Si tienen vista al mar o de las luces de la ciudad, mucho mejor.

Bon apetit.

Pd- Me inspiré y también escribí un cuento "Caliente y frío". Este queda bien con "Ne me quitte pas", de fondo en la voz de Maysa (o Maysa Matarazzo; versión cantada en francés con letra escrita en español).

Voilà la lista de poemas en mi voz :

El vaso de ron 
Daniel de la Vega, chileno. "Romancero", 1934.



No tiene importancia 
Pedro Miguel Obligado, argentino. No encontré los datos de libro y fecha de publicación.



Poema 20 (dicho esde una mujer),
Pablo Neruda, chileno, "20 poemas de amor y una canción desesperada", 1924.


Táctica y Estrategia (desde una mujer).
Mario Benedetti, uruguayo. "Poemas de otros", 1974.



 Viceversa (desde una mujer)
 Mario Benedetti, uruguayo. "Poemas de otros", 1974.

  

samedi, juillet 15, 2017

El Esclavo Atlante

Esclavo Atlante, (1520-1540 app),
Miguel Ángel
Galería de la Academia, Florencia
Aquí fuente foto y algunos datos
Cuando estudié Estética, además de que se me abrió “el mundo de las ideas” (para dar crédito a Platón) conocí a mucha gente ultra interesante, la gran mayoría está -o estuvo- largo tiempo en el extranjero haciendo cosas a otro nivel. 

Con varios soy amiga aún y con otros tengo contacto en mayor o menor frecuencia (por ejemplo, con la Ale). En fin, una de las mejores cosas que me pasaron en ese tiempo, fue trabajar bien en grupo.

Hasta entonces, mi experiencia era nefasta, yo siempre prefería hacer las cosas sola. Pero en esa época trabajé con algunas personas, bien, y supe que un buen trabajo en equipo era un salto cuántico, se pasaba increíble y el resultado era de una potencia inimaginable y en tiempo record. Ahí aprendí que lo más importante en un proyecto, no es el qué, sino el quién.

Recuerdo varios trabajos –el de "Arte y Percepción", para Sánchez, con la Nadia, cuando nos repartíamos y citábamos la pila de libros por tamaño y/o color-; el del 18, para "Arte y Vida" que impartía Fidel, con la Xime y la Denise –cuyo matrimonio fue principesco en Castillo Hidalgo (lugar que conocí por ella y del que fue uno de los arquitectos una profesora mía en Arquitectura, de quien fui ayudante).

El más importante para mí fue el de "La espalda, como apoyo al dolor del alma" para un curso de Luis Hernán Errázuriz, y para el mismo curso, el más entretenido, "El objeto inútil", (del cual debería hablar alguna vez), que me inspiró, para una vez que yo fui profesora, encomendar uno similar. Pero me estoy desviando.

En fin, lo que quería comentar es que uno de los trabajos académico que más recuerdo, con la Giorgia, la Silvana, la Bárbara y la Ale, para la profe Viviani, fue el que hicimos en el contexto del Renacimiento, una de mis épocas favoritas de la Historia del Arte (el Románico también me encanta, entre otros varios) y lo hicimos sobre uno de mis artistas preferidos de la vida, Miguel Ángel, en el único rol con el cual él mismo se identificó, el de escultor.

En ese contexto, la Giorgia habló de Los esclavos. Yo no los conocía, pero gracias a esa instancia, supe de estas obras... Las vi...Y... 

Me pasaron tantas cosas en el alma con esas esculturas llenas de non finito… (sublimes a lo Kant). Y ahí también entendí por qué me gustaba tanto Rodin (Michelangelo fue su inspiración)

El asunto es que fue tan fuerte para mí ver esos hombres, gigantes y fuertes, aprisionados en la piedra... Tratando de salir, con movimientos potentes y con determinación, pero, no obstante, atrapados sin salida, por los siglos de los siglos...

Todo se veía tan claro. Tan cierto. Y tan tremendamente injusto. Me recorrió un escalofrío por la espalda... El mismo que reaparece cada vez que los veo de nuevo.
Escalvo barbudo    Esclavo joven
Galería de la Academia, Florencia
1530. Foto.
















Son seis esculturas en mármol, enormes, destinadas al que iba a ser el glorioso sepulcro del papa Julio II... Que finalmente se hizo a un tamaño mucho más reducido al diseño original. Pero existe, en Roma, y es donde está el Moisés.

Tumba de Julio II, con El Moisés.
Todo de Miguel Ángel, 1945
Pietro in Vicoli, Roma.
Link de la foto y datos muy interesantes.
Una de las versiones que me gusta (pero hay varias) es que el diseño original contemplaba, en la parte inferior, Victorias Aladas flanqueadas por esclavos, haciendo una alegoría a las artes, que perecían por la muerte de su promotor. 

En cuánto a esta representación masculina de las artes... por ahí leí esto y me encantó: "Miguel Ángel quiso reinterpretarlas radicalmente y son solo cuerpos masculinos desnudos, sin símbolos que las individualicen y expresando tensión como símbolo del esfuerzo y la búsqueda de la armonía de la creatividad humana". (Post en Blog de Sira Gadea, 2015).

Los esclavos (1513-1530), actualmente, se consideran esculturas inacabadas  y nunca fueron instalados en el Monumento para el cual fueron creados. Y están separados, dos en el Louvre y cuatro en la Galería de la Academia de Florencia.

Yo no creo que estén inconclusos. Miguel Ángel los hizo cuando tenía 30-45 años (joven, considerando que murió trabajando y cerca de los 90), o sea, si bien en esa época tenía muchos encargos y le faltaba tiempo, yo creo que sí tenía el vigor para terminar, si hubiera querido.

Además, encuentro raro que en vez de terminar uno, empezara otro!!!. Leí su biografía ( "Agonía y Extásis", maravillosa, aquí en word...) y él era incansable, andaba a caballo, era fuerte y perfeccionsita y no me calza que con su "Terribilitá", que era conocida, el que abandone las cosas así no más... Cuando le tomaba tiempo, esfuerzo y los mármoles no caían del cielo tampoco

O sea, él, al final, hacía lo que le dictaba el alma. A pesar de él. De ahí su frase célebre al papa Julio II, ¡Terminaré... cuando termine!.  Entonces, no, no creo que estén inacabadas, pese a todos los estudios.

Yo creo que lo tosco de estas eculturas, encerrados en la pierda, es tan coherente con su ser esclavo... Y por eso tan coherente que no estén terminados, porque su vida no es vida, es non finita... Y así tenían que quedar representados.

De los seis -El rebelde, El moribundo, El esclavo despertando, el barbudo, el joven y  El Atlante- mi favorito es lejos el esclavo Atlante.

En cuánto al esclavo Atlante, es, como sus "hermanos", un gigante de casi dos metros y medio.. pero él tiene la cabeza, literalmente, como un gran bloque...  

Verlo me estremece entera. Porque es tan fuerte cómo esta escultura da cuenta del gran peso de la vida... El que a veces se lleva en los hombros... Y anula al pensamiento... Que queda encerrado, atrofiándose, dentro de una piedra-sepulcro.Y, aunque seas grande, enorme incluso, vigorozo y vital, lo pétreo es insondable y finalmente te condiciona sin remedio, para siempre... Como al Dios Atlas.

Todo eso que me viene a mí cuando  la veo,  y seguro le pasa lo mismo a muchos,  evidenciando que toda esta obra tiene alma, y es fuerte y potente, y cuando eso se logra, está terminada en verdad, todo lo demás son detalles prescindibles...

San Mateo, Miguel Ángel,
1503, Galería de la Academia
(Cabe mencionar que, por circunstancias de la vida, en esa época, 1505 app, Miguel Ángel esculpía su "San Mateo", para un encargo que le hicieron de los 12 apóstoles, aunque sólo hizo - y en parte-, a Mateo, pero lo dejó y comenzó los esclavos, que formalmente se parecen... De hecho por eso el conjunto se exhibe todo junto en la Galería de la Academia de Florencia).

En el fondo, para mí, Michelangelo más que un artista del non finito, fue un precursor del post expresionismo... Lo cual también se puede ver en su última Pietá. 

O sea, si no se supiera que es renacentista, pasaría por una moderna o incluso contemporánea.


Pietá Rondanini, 1552-1565,
Miguel Ángel, Castillo Sforzeco, Milán.
Fuente datos y foto, wikipedia

*Webs  linkeadas...
Todo esto lo pensé y comenté en ese trabajo universitario, y lo que sigo sintiendo cada vez que veo a Atlante.

Y pensar que todo este post nació porque escribía Moisés y yo... que a su vez fue un apéndice de el Arte de mi alma...


Curioso como una cosa lleva a la otra... Pero igual, a veces, sí, sólo a veces, se dejan cosas muy buenas en el camino, aunque estén o parezcan inacabadas, como el, gran y conmovedor, Esclavo Atlante, de Miguel Ángel.
Atlante y los esclavos, par katinita

Mi otra abuela… Charito, QPD.

Esta foto es del 20 octubre de 2011, la Chari vivía con mi mamá. Esta f oto es en su casa. Creo que me la sacó mi prima María José...