mercredi, avril 29, 2009

El caso del joven del camión

Vengo llegando de clases. Tuvimos un debate sobre la ética periodística en el caso del joven del camión (el que salió en el matinal del 13 ayer y hoy, y que N gente ayudó, en pantalla y todo). Me quedé pensando NNNN. Escribí sobre el tema. Lo titulé "Y la ética ¿Dónde me la deja?. Lo postée en Revista MissK.

lundi, avril 27, 2009

Frases de Café

"Y entonces lo veo, me cuenta, me callo. Me las doy de digna y civilizada, pero se me deshace el alma y lo único que quiero es irme y llorar.

¿Qué se hace, Negra, con eso que no se puede sentir?
”.

Frase de la niña de la mesa del lado, el otro día. Me llegó.

¿Quién no ha sentido eso?


Imagen: De este post, blog en el cual suelen haber cosas muy interesantes ( y fotos hermosas).

vendredi, avril 24, 2009

Kairós

En alguno de los millones de viajes a la playa que de chica hice en el auto, con mi papá, hablando de la vida, él me contó lo que era el Kairós. Me lo contaba así en colores, y era el instante justo entre los carros romanos en que se podía atacar para ganar la carrera.

El minuto óptimo, cuando todos los elementos convergían, y entonces aplicando una acción X, el resultado se veía muy potenciado, era más factible. Y el resultado podía ser la vida o la muerte, así de relevante era ese momento.

Hoy wikipedia en escencia lo define igual, con otra historia y otra ortografía. Yo, siempre lo voy a escribir como aprendí, kairós.

Me acordé de esto porque ayer se sucicidó un tipo de 32 años, amigo de pega de F. con quien vivo. Trabajaba en el ambiente agronómico, tenía un cargo importante ahí, varios proyectos, una esposa o ex-esposa, y un hijo de 9 años.

F. me contó que supo de la situación y que quedó impactado. Que este tipo tenía muchos proyectos, que era un hombre de grandes y potentes valores y principios, y que no sabía de él hacía un par de meses.

Y entonces me dijo: "Igual hace algunos meses supe de algunas decisiones que él había tomado que me sorprendieron. Sentí que había transgredido en parte sus principios al hacerlo".
-¿Le preguntaste porqué lo hizo? -le contesté-.
-No -respondió-.

Ese quizá era el Kairós. Su kairós. El kairós de vida o muerte.

¿Quizá si alguien se hubiera acercado y le hubiera preguntado porqué tomó esa decisión y hubiera tirado de la hebra hasta entender el porqué de la inconsistencia? ¿Cuántas "señales" como esa hubo?

¿Cuántas veces vemos "señales" en personas que apreciamos mucho o en parte, aunque no sean muy cercanas, y no decimos "Hey, vi esto, no entiendo, ¿qué pasó, cuentáme?" ? ¿Cuántas veces argumetamos falta de tiempo para llamar o mailear para hacer algo, pero sí nos hacemos el tiempo para ir al funeral cuando ya en verdad verdad es demasiado tarde?

El kairós a veces es de vida o muerte. Otras no es tan drámatico. Sacar esa foto, en vez de que te de lata una más, o sacar la cámara o el cleular de la cartera o el bolsillo. Quedarse hasta el fin de la charla para conversar con esa persona que no ves hace tiempo. Etc.

Con eso que acabo de decir me acordé de algo. El año 88 o por ahí, mi mamá hizo una comida en mi casa. Una comida producida. Era porque hacía tiempo que no veía a su amigo, al tío Pepe, un hombre espectacular. Sólo por eso, porque hacía N tiempo que no lo veía, y lo quería mucho.

El tío Pepe era ultra yunta de mi papá, y a quien, después de la separación con mi padre, mi mamá veía tarde mal y nunca. Entonces ella lo invitó. Así formalmente, y a otras personas de ese grupo. Sin mi papá por primera vez. Me acuerdo que todo estaba lindo lindo. Las risas fueron hasta las tantas, como siempre con el tío Pepe.

El tío Pepe al mes o algo así emprendió un viaje a Europa, a Francia en particular, al matrimonio de su hijo mayor. Era delicado del corazón el tío Pepe, pero fuerte, a la vez, había soportado ya 3 operaciones (yo me acordaba de haberle visto la guata llena de hoyos).

En París le dio un ataque cardíaco, volvió en un cajón. Mi mamá cuando supo, además de una pena inmensa dijo "qué bueno que le hice la comida". Y sí, qué bueno. Esa también fue la última ocasión en que yo lo vi.

He estado reflexionando mucho en todo esto. ¿Cuánto tiempo en verdad damos a los que queremos? ¿De cuánta entrega?

Creo que es importante cultivar el bien siempre que se pueda, y procurarlo. No hay momentos inoportunos para ello. Una manera, es anotarse puntos, como mi mamá. Por ejemplo, sólo porque sí, preparar una comida para un amigo al que se quiere mucho. O cosas similares, que no parecen a real big deal y que, al final, pueden serlo.

El kairós a veces se viste de señales, como en el caso del amigo de F. Y en otras, sólo te das cuenta que ya pasó, cuando ya no hay remedio (como hacer una comida para el tío Pepe). Aprovechar el tiempo y no dejar pasar las oportunidades, parece ser la consigna. Yo creo que si estamos alineados con el universo, resulta. Veremos.

Imagen: No sé el autor, la obtuve de este post.

jeudi, avril 23, 2009

Por los encuentros tardíos

7 años que no hablábamos así en relajado.

Me avisó por mail un día que estaba de viaje, que llegaría el domingo y que me llamaría. ¿Sería cierto esta vez, o sería como el último “te llamo”, de hace 7 años?...

Domingo, 1:30 am. Silencio en mi casa, leo en mi cama y mi celular, en el living, suena. Grrrrrr ¿Quién se atrevería a esa hora?... Él. Él se atrevió.

Entre que lo reté y la sorpresa de oír su voz raspadita de nuevo, se nos fue un buen rato. En dos segundos me volvió esa afinidad en el humor que había olvidado. Nos reíamos sin parar, mucho mucho. Fue todo muy divertido. Yo escuchaba su risa, y lo recordé: él se reía con toda la boca y eso me encantaba.

Decía que le había llegado “el viejazo”, que estaba lleno de canas y de arrugas, que la foto de Internet que vi era de hacía como 10 ó 15 años… Me dijo también que vio “Flores Rotas” y que tenía ganas de hacer ese recorrido, como el del protagonista. (O eso le entendí). Imaginé que me contaba eso, porque yo sería una estación del peregrinaje. Me gustó.

Y entonces me dijo “Yo sé que me porté mal contigo. Es que no supe cómo responder a todo ese cariño que tú me diste”. Wow, más vale tarde que nunca, pensé para mis adentros. La conversación así oscilaba entre emociones antiguas y una hilaridad desbordante. Cerca de una hora después, quedamos de vernos el miércoles.

Nos maileamos para coordinar y le pregunté si me traería una flor… Me llamó ayer a la hora convenida de encuentro, y qué donde estás, y que me equivoqué y que juntemos en tal lugar. Y emprendí el rumbo al punto indicado.


Caminando por providencia, miraba a los hombres que venían en sentido opuesto, bajo las luces tenues de los faroles de la vereda. ¿Será?, no él no fuma. ¿Y ese?, no, no se vestiría así. Y ese… No, y así. Unos 5 hombres. Y entonces, no tuve ninguna duda.

El andar liviano y elegante. Un ambo oscuro y camisa clara, el pelo corto como siempre. Era él. Estaba igual de lejos. Lo saludé con la mano, parece que se sorprendió.

Nos encontramos. Igual. La mandíbula cuadrada y la sonrisa pep. Los ojos muy brillantes. Dijo estar un poco resfriado y le pasé mi pañuelo-bufanda de hilo naranja. “¿En serio?” dijo. “¡Claro! Te queda bien, hasta te ves cool” le contesté. Y nos reímos las dos cuadras que anduvimos en dirección al Santo Remedio. (10 mil años que no iba a ese local).

Brindamos por los encuentros tardíos. Nos contamos cosas de antes y de ahora, matizando con la tabla de ostiones, quesos y aceitunas. Nos reímos hartas veces. A veces nos quedábamos callados.

Le dije que estaba igual (de lindo, se entiende, pero no se lo explicité), y era cierto. Él dijo que yo no, y agregó: “tú estás mejor que cuando te conocí”. Ja. Me dio risa. Palabras de buena crianza y de galán, supongo. Pero lo reiteró al rato. Si es cierto o me lo dijo de amable, no importa, me gustó escucharlo de todas maneras. Obviamente.

Hablamos de los Don Juan y del Príncipe Azul. De los bichos raros. Las bicicletas. Los proyectos en “nosotros” o en “yo”. La incidencia de la vida virtual en la real, de los hermanos… Y muchas otras cosas.

Nos fuimos pasadas las 11 de la noche a su citycar azul. Ya no tenía un jeep. Era raro, para mí él es de cerro y de jeep, aunque se vista de terno. Yo creo que para él también, pero… Ahora tenía un auto cool y chico. Me abrió la puerta, y me llevó a mi casa.

Se estacionó, se bajó y me acompañó hasta la entrada de mi edificio. Lo invité a tomar un té, porque soy lady, pero dijo que no. Me dio un abrazo… No me acordaba lo flaco que era… Le agradecí todo, y él también a mí. Se despidió con un “que se repita”. Eran las 12 de la noche. Y ya hoy es otro día.

Imagen: De un blog increíble de cultura griega (filohelenismo) y en particular de este post, de 2007.

mardi, avril 21, 2009

El diario de Agustín

No lo puedo creer. Quedé impresionada. Este documental es imprescindible de ver para cualquier persona a quien le interese entender la realidad nacional, de antes y de ahora.

Y sobre todo es obligatorio para personas ligadas a medios y al periodismo. Es imprescindible.

Además del documental en sí, me parece EXTRAORDINARIAMENTE BIEN que esto haya sido parte del taller de tesis de estudiantes de periodismo de la Universidad de Chile.

O sea, imagino que en algún momento en esa escuela en esa universidad, se dijeron la verdad: las tesis no las lee nadie (salvo otro tesista, para su propia tesis). Con el sistema de dirigir la investigación, a 6 tesistas, y documentarla, se hicieron varias cosas a la vez:

1- Hacer que la investigación quede documentada, y se haga documental, o sea se difunda.

2- Que valga la pena hacer esas 6 tesis, no sólo como un trámite universitario, sino como un aporte al país.

3- Que el libro que aparecerá con las 6 tesis, próximamente por LOM, tenga hartas posiblidades de ser comprado y leído.

En fin. Tras la exhibición, que obtuvo un gran apaluso, Villagrán contestó muy amable y claramente las preguntas del público. A partir de ellas, dio los siguientes datos:

1- Agustín Edwards es dueño de muchas muchas marcas, incluído "El Mercurio miente". Pero no tenían "El diario de Agustín". Villagrán y Agüero inscribieron la marca en el resgitros de propiedad industrial. La norma establece que hay un plazo para objetar la asignación de X marca a quien la pretende, por las razones que sean. La gente del Mercurio presentó el alegato con 1 de de tardanza ante el plazo otorgado. No fue aceptado. Pidieron revisión, se hizo y luego la petición fue denegada.

2- Un periodista del Artes y Letras escribió una columna técnica y cinematográfica. Su editor le dijo que de eso no se hablaba en ese diario. El periodista renunció y el colegio de periodistas se pronunció a favor de él.

3- Se prohibió la exhibición del documental en el DUOC de Conce, según lo que dijo Villagrán, porque habían negocios de esa casa de estudios, con el Diario El Sur (propiedad del Mercurio).

4- Personas de COPESA vieron el documental. Quedaron de hacer un reportaje de cómo se había hecho la película, y una crítica sobre la misma. Se hizo una columna. Y luego de 1 mes, se puso en la sección cartelera con 3 estrellas. Villagrán dijo que es por "un pacto tácito de no agresión" entre el consorcio y "el diario de Agustín".

Dijo más cosas. Algunas está en la web del film. Y ahí también sale que en la próxima edición del The Clinic viene el DVD (el diario de Agustín) gratis. Comprálo, y ve el film, es un deber cívico hacerlo.

Imagen: Cartel oficial del film, de la web del documental.

dimanche, avril 19, 2009

El Sustituto

Christine: "Jodáse y vayáse al coño de su madre".

A veces, cuando no hay nada que perder, ese también es el lenguaje de una dama.

Me encantó el film.

Imagen: Cartel de pormoción del film, de Google images.

samedi, avril 18, 2009

Frases en el Metro

"Yo cacho que tení que buscarte una mina que admire lo que haces, para que no te pinte el mono y te apoye. Onda una mina vacía, para que la llenes".

"Claro algo fácil. Fácil en el sentido de no tener que cuestionarte a ti mismo. No tener que pensar. No buscar el bien y el mal".

Frases que hoy escuché en el metro... y, se me quedaron... ¿Por qué habrá sido?


Imagen: Del blog Ficciones, de este post.

jeudi, avril 16, 2009

El enamoramiento y los layers

Cuando yo estudiaba Arquitectura, me enamoré del Autocad y del Arquicad.

Para mí eso era equivalente a ver a un tipo en un bar guapo guapo guapo, entero cool para vestirse, que se ríe y camina lindo, que baila increíble, que se nota que una haría unas migas en otra, que lo ves y te imaginas con casa, hijos y perro, y entonces te mira. Wow.

Las mariposas, los fuegos artificiales y toda la paranafarnalia se viene... Se te acerca con esa mirada y andar ultra bakán, una se cree la Reina de Java, estás en el cielo, y entonces te dice "Hi, I don't speak Spanish, do you speak "#%&"!#"???"...

Pero ¿cómo te vay a rendir así frente a tremendo galán?... Entonces, como una sabe que esto de las parejas perfectas no es fácil, pues le damos a la búsqueda incesante y tratar, y cursos y demás con el idioma ese de bárbaros. La cosa, es que claro, deja de ser algo que "no sabes que no sabes", por algo en el campo de la ingnorancia: O sea, sabes que no sabes. Eso, porque algo chapurreas (hola, sí, no, gracias, ponte).

Finalmente, los problemas de comunicación superan en la mayor parte de los casos a las intenciones de amor eterno del principio. Y "un placer coincidir en esta vida", y sería. Eso fue lo que me pasó a mí con esos programas en Arqui. Me superaron. ( O sea, no hubo happy end informático como en el film al que alude la imagen, grrrrrrrr).

Del enamoramiento a los Layers

But....Dentro del chapurreo autocadístico que aprendí dado mi enamoramiento, es que el Autocad tiene layers, o capas. Lo encontré ultra sensacional. Eso significa que en un mismo plano, se puede, por ejemplo, dibujar la planta en el layer 1. Las instalaciones eléctricas, en el layer 2. Las sanitarias, en el 3. Y así, hartos layers con sus nombres y colores propios.

Entonces, se puede trabajar por separado (ejemplo, alterar el diseño de la planta), o en conjunto. Por ejemplo, que todos los layers supuerpuestos "funquen". Ahora que estoy aprendiendo photoshop el concepto de capas es similar. Pero yo lo aprendí en Autocad, y ahí el tema de las coincidencias (o no coincidencias) de los puntos de encuentro inter layers, era decisivo para la debida construcción de X immueble.

En photoshop es algo que mejora o no la forma, pero no altera la función en rigor. En Autocad , gracias a los layers, se podía ver uno de los principios de la Escuela de Chicago (top), que luego tomó la Bauhaus: que la forma sigue a la función. Y eso, que parece algo tan concreto, resulta que según yo es aplicable a cosas más etéreas, como el lenguaje.

Desde un twitter ajeno a este lugar

Resulta que si bien tengo twitter hace tiempo, hace poco, lo uso. No es que sea experta ni nada (además que no es difícil), pero juego a eso. Y sigo a algunas personas. Entre ellas, al encargado de Biblioredes, Enzo Abbagliatti.

Por esas cosas de la vida, yo me enteré de una situación increíble, que implica otro post, y quería contarle a Enzo, pues, según yo, sería interesante para él. Entonces fui a su twitter para ir a su blog y encontrar su mail... Cuando veo que está teniendo una conversación relacionada al acceso de información.

Me meto al link señalado en twitter que sigue la converación a ver, de puro interesante que me pareció, y veo lo que él dice, y lo que el tipo con quien habla le responde. MMMMM -me digo yo-, están hablando en layers distintos, como si estuviésen en el mismo, y los puntos de encuentro, como en Autocad, están haciendo "BIP BIP BIP", o sea, alerta roja. (It means: sorry it is NOT working).

Yo me percato de la cosa, y me dan ganas de meter la cuchara. Así que escribo un comment que me empieza a salir gigante y para más remate, se me cae. Filo, digo. Le escribo el mail a Enzo, le cuento la súper cosa que le quiero contar, y le cuento parte de mi comentario, donde le hablo de la importancia de explicitar el meta-lenguaje y los supuestos que conforman el contexto tácito o teórico (ahhh me salió docta la frase, ja). Y ahí se quedó el tema.

Hoy en la mañana, veo un mail de Enzo agradeciendo lo que le conté del evento maravilloso, y diciendóme que le gustaría que le comentara públicamente lo que le decía al respecto del metalenguaje. Y pues, resulta que me ilumino y tenía el comment en el borrador de mi gmail. No sé cómo pero ahí estaba. Y pues voy al blog de Enzo... Y veo que hay un nuevo comment de su interlocutor, que se alineaba bastante con lo mío... Y pues, decido escribirle lo que le iba a decir...

Pero me sale una cosa gigante para un comment, desubicadísimo de publicar. Así que decido hacer un post al respecto. Pero me salieron 5. Y helos en el otro blog. Está buenos yo encuentro, así que ¡léanlos y me cuentan! ¿ya?.

Imagen: Cartel de film Tienes un e-mail, de esta web.