Quiero que me traten como a la Blackberry.

Él y yo salimos otra vez, y no sé en cuántas ocasiones  sacó la Blackberry de su bolsillo.

“Es que vibra”, o algo así,  me dijo. “Pero –añadió- por respeto a ti la voy a dejar en la chaqueta”. Punto para mí, pensé.
(Que ingenua que soy. Son sólo frases para mantenerla a una tranquila).

Estaba conmigo, ahí en el Barandarian de providencia, que igual es como top. Y fue él quien me dijo si podía ser ese día, a esa hora, quien quiso ir a comer, y me fue a buscar… Y bien. Pero, cada cierto rato, estaba en otra parte… Alucinando, sacaba su aparatito del bolsillo.

Le pregunté: ¿Qué puede ser tan urgente a las 9:30 pm? Y él respondió: “Todo puede ser urgente”, sonriendo. No lo encontré divertido.

Le dije  entonces: “Yo soy más bonita”, jurando que con eso me iba a pescar a mí. Y él contestó al tiro:  “Sin duda”. Y seguimos comiendo, pero, eso no bastó para que ella fuera la protagonista, no yo. (O sea, no va por la cosa física).

Eso fue el jueves.

Ayer viernes, salí con mi amigo (mi amigui) al cine. Y ahí estaba su chiquilla tecnológica que cabe en la mano, que recibe llamados, mails, y otras cosas.

Miro a mi amigo, sentado en la butaca de mi lado, y medio nervioso me dice “la estoy apagando”, mientras la toma, la mira y, casi como un papá que acuesta a su guagua, la guarda.

El martes, este martes, “El tipo del bar” me llamó y me invitó a almorzar. 15 años que no lo veía. Pelo largo con rulos, lentes oscuros, chaqueta de cuero, auto de arquitecto top. Llegamos a un restaurant.

Mientras nos escaneábamos mutuamente… Deja en la mesa a su infaltable compañera negra, a la que mira de reojo todo el tiempo. Y de repente me dice, como excusándose, “Esto me salva la vida, porque me permite discernir lo importante de lo trivial, y así puedo salir a almorzar contigo".

Pero, igual que los otros, está todo el rato pendiente de ella. Claro, habla conmigo, se ríe, comparte, y hasta a veces se concentra, y me dice varias frases muy acertadas incluso, pero jamás la pierde de vista. Ella es la niña de sus ojos.

Así, en la misma semana, esta semana, 3 hombres distintos, de 3 edades y profesiones y relaciones conmigo distintas, tienen un solo denominador común: amantes incondicionales de la Blackberry. Grrrrrrrrrr.

Para ella, nunca hay un “no”. La cuidan mejor que a sí mismos. La idolatran. La encuentran una belleza, genial y simple y sofisticada a  a la vez. Le compran cositas lindas todo el rato (el estuche no sé cuanto, la aplicación de no sé qué, etc.). No la dejan sola nunca, no la engañan, y la miman. Es el sujeto (creo que pasó a esa categoría) de veneración sine qua non.

O sea, las Blackberry parecen generar una hormona masculina de enamoramiento sin igual.

Eso tiene una sola cosa buena para nosotras, según yo: la Blackerry ha demostrado que los hombres, cualquier hombre, puede ser comprometido, independiente de todo.

Yo no tengo una de esas maravillas, pero sé que si la tuviera me seguirían gustando más las personas. Particularmente, me gustaría más tener una relación humana con un hombre, que con una de esas maquinitas.

Y no sé si ellos se acuerdan, pero las mujeres seguimos haciendo cosas que una Blackberry no puede… Jugar con el pelo, por ejemplo.

¿Cómo se hará para que a una la traten como a la Blackberry? Sería Bakán. Yo quiero.

Imagen: De aquí

Commentaires

pame a dit…
pffffffff, pan de cada día... yo soy "la otra" de mi marido... na que decir, que ganas que nos tocara tanta atención como a ellas!

Por eso yo quiero un iPhone, jaja, porque es "la" blackberry" y "el" iPhone... al menos así puedo juguetear con "alguien" mientras le dan atención a ella!
cariños!
Flavio Camus a dit…
Apologia de la BlackBerry (en adelante , la BB)

mi teoria es que "las mujeres compran carteras y zapatos ... los hombres nos compramos estos chiches tecnologicos "(Gadgets en Geekish).

Confieso que trato de no scarla cuando estoy en ambientes sociales, pero es parte de la vida de uno en el aparatito. Uno delega muchas cosas en ese pedazo de plastico y metal, lo que esperas recibir. Te da libertades, pero al mismo tiempo te restringe otras. Clama por atencion, pero en retribucion te entrega la informacion que necesitas, cuando se la pides.
Si hasta Barak Obama usa una!
Es uno de los buenos inventos de esta era. Lastima que deban compartir esa atencion.

Pensemos que cada Homo Technicus iene una componente de coneccion que no se puede obviar, ya se hizo el contrato, ahora hay que llevarlo a cabo.
Sorry, pero anoche si la estaba dejando en silencio. ^_^
Oscar a dit…
Es que no hay nada como una blasberri.
Yo la mia, la tengo enchulada. Enfundada en un hermoso cuadro de klimt (sugerido por mi hija), me encanta.
Es que es una compañera inseparable e incondicional.
Y la verdad, la pura verdad, es que en mi pega me ha ayudado mucho, al menos dejé de andar con el note pa' arriba y pa' abajo a la siga de un punto de wi-fi pa ver los correos.

Ahora bien, a la hora de estar con alguien que me interesa, se queda guardada, en silencio, trabajando solita, esperando... Ya le llegará la hora de sus mimos.

saludos.
Aynna Dannan a dit…
Pfff conozco algunos personajes que tienen.... "la niña de sus ojos".. la miran, la cuidan, la sacan cuando no la necesitan, solo para mirarla...
De verdad es imperdonable que sea "una chiquilla" más importante que una... nada que ver!!

Excelente post!! Te felicito, Tan lúcida que andai ah... te envidio.

Besos
Anonyme a dit…
Genial tu post.
Como nos ven con la BB,
maquinita virtuosa y que estoy
usando para escribirte ahora,
Reconozco mi tech devotion
que es una extensión de uno,
demuestra que si podemos poner
toda la atención del mundo en
una conversación y estar
minimamente pendiente de ella.podemos hacer dos cosas al mismo tiempo!!
Pero jamas mas linda!!
RAHM a dit…
what?! qué?!
no es posible que los hombres se preocupen más de la moda tecnológica, que de la mujer que tienen al frente, yo no tengo ni bb, ni ip, ni nada de esas cosas de touchscreen, una porque mi presupuesto no me alcanza y otra para qué? sólo ando con un celular simple que sirve para hablar por teléfono y las veces que he tenido reuniones especiales, lo apago simplemente y la persona que quiere ubicarme dejará su mensaje y esperará a que le llame luego, para mí nada es más urgente que una reunión de amigos o familiares y por cierto nada es urgente cuando uno sale con una chica a algún lado, así sea a caminar nomás...

saludos
Flavio Camus a dit…
La solución:
http://www.microsiervos.com/archivo/mundoreal/he-apagado-mi-telefono-por-ti.html

Posts les plus consultés de ce blog

Los 10 mejores piropos de mi vida

Bye bye Wai Kitai

El arte de mi alma (la previa)