mercredi, juin 16, 2010

Historias de taxi

Los mismos gustos

- Hola, voy a Dr. Johow, casi al llegar a Castillo Velasco.
-Ok., -dice él-, tomando Los Leones hacia Irarrázabal, desde Bustos, más o menos.
En la radio tocan una canción en francés antigua que me gusta pero que no me sé... Miro hacia afuera, cae un poco de lluvia, no hay mucha gente cerca de las 22 hrs. de un martes...
-Bonita la canción, le digo.
-Sí, ¿no cierto?, es de antes.
-¿Sí?, me gusta esta música, me gusta lo de antes.
Silencio.
Llegamos a Duble Almeyda y él dobla hacia arriba.
 
-¡Ay me encanta esta calle! le digo.
-A mí, también, y ¿sabe cuál otra? - me dice- Lyon.
-¡A mí igual! exclamo.
Me pregunta si soy chilena, le digo que sí. Me cuenta que las cubanas, así como algunas españolas que le han tocado, son ellas las que le dicen a los tipos que les gustan...
-Yo no soy moderna para eso, me gusta a la antigua.
-A mí también.
-Ja, tenemos los mismos gustos, la calle, la música, le digo.
Llegamos.
Se detiene, se voltea, me mira, y me dice: "y a mí me gustas tú".
Me descoloca, busco la billetera para pagarle y agrega: “hay que decir las cosas como son, y si tenemos los mismos gustos, ¿en qué topamos?”.
Vuelvo a mi centro, sonrío halagada y le digo: "me están esperando"... Él dice: "Sí, en estas cosas siempre hay un problema... Pero no importa, seguiré dando vueltas por aquí, por si acaso, porque ¿cómo sabe?"... Le pago, me bajo, le sonrío y le digo, "es cierto, uno nunca sabe" y cierro la puerta del auto.

El mundialero
Miércoles pasaditas las 7:30 am., o sea, ya empezado el famoso partido Chile-Honduras, primer partido de Chile en el Mundial. Los Leones está lleno de gente con banderas y tocando bocinas, las micros están casi vacías, poco taco, y taxis que no paran. Hace frío, todavía está oscuro. Luego de muuuucho esperar, para un taxi, al fin.
-“¿Y cómo es que no estay viendo el mundial?” le digo a mi joven chófer, que escucha la radio atentamente.
-Es que tuve que ir a dejar a mi hija al colegio, y qué me iba a ir pa' la casa... Pero ando mal, nervioso.
Le cuento que me llamó mi hermana al alba para cantarme la canción nacional por celular, que toda la gente que conozco hizo panorama, que aunque yo en verdad no estoy ni ahí, parece que voy a terminar viendo el partido, porque siento que es como imposible zafarse...
Y entonces él dice: "pero, con una princesa como usted cualquiera posterga el fútbol"... Me gusta el halago, pero ambos sabemos que no hay mujer que pueda competir con el club de Toby para ver Chile en el Mundial.
Hablamos de eso, me dice que bueno, que es cierto... "Y si hay cerveza, menos, aunque sea a esta hora", agrego... Asiente sonriendo. Le cuento de una Shell cerca de mi casa donde sé que tienen pantalla "para que lo veas" le comento. "Sí, buen dato", responde.
Ando chascona, me levanté a penas y tengo sueño. Me apoyo un par de minutos, medio dormitando, en el respaldo de la butaca del copiloto. Llegamos y me espabilo. “¿Cuánto te debo?” le pregunto, buscando el taxímetro con los ojos.
Tanto, me dice, y agrega mirando por el retrovisor: "Usted es exquisita ah. Linda, simpática, buena onda, las tiene todas".  Sonrío, le pago y mientras me da el vuelto le digo "Chao Alejandro", "Chao exquisita" me responde todo envuelto en sonrisa de galán, y me bajo.
Mientras camino pienso que en menos de 24 horas he sido piropeada por dos taxistas, y asumo que debe ser el ambiente mundialero... Si así se viene la cosa todo el mes, me hago fans del Mundial right now.

* Yo con esto recuerdo un poco  “Joe le taxi” de la Paradis (¡de moda cuando fui a París en el 90!), y de una peli que se llama “Una noche en la tierra”, de Jarmusch, que son tres historias de taxi, y que dieron en los 90, y aquí encontré un trailer, por si. Mi hermana en Berlín, en cambio, se acordó de “Historias de Taxi” de Arjona (que nos gusta, sí, lo reconocemos).

3 commentaires:

AWE a dit…

el fin de semana iba a mi casa a las 4 de la mañana un poco pasado, me bajo del colectivo, meto mis manos al bolsillo para revisar mis llaves y me doy cuenta que no tengo ni blackberry, ni billetera ni llaves, miro al conductor y el tipo acelera! todo en menos de 1 segundo. sumando y restando me cago!!!

ojala no te toque uno de esos! ojala te sigan piropeando jaj sube el animo!
saludos y un agrado leerte!

Anonyme a dit…

parece que andar en taxi la lleva!. besos

pame a dit…

Pucha que tienes arrastre... esas cosas sólo te pasan a ti... ya lo sabemos!
Yo tb me acordé de Arjona, en todo caso, aunque a mi no me gusta! jaja

Yo tengo una historia mundialera, si vienes, te la cuento!