samedi, janvier 02, 2010

¡Bienvenido 2010!

Lo encuentro ultra top esto de estar en el 2010. Me acuerdo que de chica, en mi infancia y adolescencia ochentera, el 2000 era como ciencia ficción.

Algo así como la dimensión desconocida llena de tecnologías asombrosas onda extraterrestres. Todo estaría lleno de casas inteligentes con robots y donde volar (como el tipo de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles) sería la tónica. Y por lo tanto, 2010 o sea… era ¡igual a los supersónicos!

Las cosas ahora en verdad son algo así y algo no. La existencia de un blog, un notebook y la web era impensable entonces, luego este escrito de esta manera era inimaginable. Pero sigo manejando un auto de fines de los 80, y todavía no conozco a nadie que en vez de nana tenga una máquina.

O sea, vivir en el 2010 y ser más o menos joven lo encuentro wow del verbo wow. Somos parte de la nueva era, demasiado choro.

Y bueno, yo salí del 2009 con una sesión de biogmanetismo en la tarde. Fue increíble lo que me pasó. Fui por mi tema con la energía. La cosa de mis descompensaciones ya me tenía ultra chata.

Salí del lugar en Vitacura todo normal. Pero a medida que manejaba a “mi” casa, una sensación de inyección de Duracell se iba apoderando de mí.

Llegué al depa de mi papá, donde me quedo esta semana mientras él está en la playa, y me puse a terminar una cosa. Trabajé concentrada, bien, rápido, sin que me costara, como hacía años no me pasaba. Fue súper.

De ahí fui a mi comida de año nuevo. Manejaba por Vespucio, desierto, increíble, cuando siento como una voz de un ángel despacito en mi oreja, pero nítido, de una nitidez descomunal… Me decía que las cosas no eran como yo creía, que esto y lo otro. Y entonces de repente me di cuenta que ya no tenía más miedo.

Mis temores laborales y de casa de repente desparecieron como por arte de magia. Esa imagen negra que siempre me circundaba cuando pensaba en estas cosas no apareció.

Yo ni siquiera sabía que se podía pensar en eso sin imagen negra como telón de fondo. Wow. Y empecé a tirar algunas líneas mentales sobre el futuro… Me puse a pensar en el futuro. No hacía eso sin atacarme desde el colegio.

La voz se silenció y yo sólo sentía una especie de sonrisa permanente en el ambiente y que tenía la actitud de decir “eso, sí, ¡al fin te diste cuenta!, bien”. Es raro, siempre he creído en los ángeles, pero nunca había sentido una voz.

Menos una así como la que sentí, como retándome, como enojado (era hombre) y de repente fue como que se me irrigó un lado del cerebro y vi todo desde otro prisma. Y fue sí, obvio, claro, pero POR SUPUESTO! Y entonces la voz se hizo sonrisa. Pero no era cara, sólo voz primero y sonrisa después. J

uro que no he injerido nada más allá de leche y café. Igual sólo una persona en la vida me había dicho que le había susurrado un ángel. Él iba caminando por un cerro de Valparaíso y algo le dijo a su oído. Eso me le pasó hace mil años y yo lo supe hace otros tantos… A mí no me había pasado nunca, hasta la noche vieja y en el auto.

Llegué a la comida a la casa de una colega-amiga que me cae demasiado bien. Vive con su nieta y su mamá. Un aquelarre de lo más particular. Esto es en una comunidad de Castillo Velasco al lado del cine Hoyts del La Reina. Bella. El Arrayán al lado del metro. Awesome

Comimos exquisito, machas y lasaña, vi una cantidad de obras de arte maravillosas y genuinas, incluido un Matta no onda espacial, con dedicatoria y todo, wow.

La mamá de mi colega estaba en la casa, octogenaria y acostada, fue actriz. Le pregunté un par de cosas como qué leía y me contestó bien. El tema es que hacía tanto tiempo que no escuchaba hablar a alguien tan bonito.

No por lo que decía, sino por el tono pausado, y la modulación de la boca, fue toda una experiencia estética escucharla. Qué lindo es el español coloquial hablado correctamente…

Mi colega y yo hablamos de la vida y la pega, del pasado y el futuro. Le hablé de los imanes y conversamos sobre los miedos. Ella me comentó de dos maneras en que había curado sus miedos.

La primera fue “curada de espanto”. Ella le tenía pánico a los temblores. Y para el 85 estaba en un piso 20 o algo así de las Torres de Tajamar. El edificios oscilaba cuál péndulo. O sea, terror. Después de eso, no hubo nunca más miedo a eso.

La otra manera fue gracias a un amigo que frente a temores varios le iba pintando el peor escenario posible. Y entonces, en cada uno, iban encontrando soluciones que se iban adaptando a la situación. O sea, nada era en verdad TAN terrible.

En fin, hablamos de la vida, a las doce nos abrazamos, y comimos helado.

Después llevé a la nieta a una fiesta cerca de mi casa de chica, y hablamos de música por la radio de mi auto. Le pregunté su edad “20” dijo "¿y tú?” me preguntó “ 36 casi 37” le dije….

Me miró con ojos grandes y me dijo “¡No te puedo creer. Yo creí que eras mucho menor! Me encantó, la amé al tiro. Dijo que me echaba como mucho 30, y ya así exagerando 32. La llevé feliz a la puerta de la casa de su amiga. Obvio.

Llegué a una hora indescifrable a mi casa temporal cerca del estadio español. En el depa. del frente bailaban cumbia que suele no gustarme pero me reía, ando feliz.

Así que me acosté a leer el libro que mi amiga-colega me prestó “Vendo casa en el barrio alto”… y como ando buscando hace tres meses, me vino de perilla. Me lo devoré. Liviano y divertido. Llegué a más de la mitad de un suácate.

Viernes 1. Como de trabajo y amigos vive el hombre, edité cosas durante varias horas y tipín 6 pm estaba rumbo done mi amigui CG y atracón de películas con guacomole y pasta de quesillo con huevo, en la cama.

Vimos “Climas” topísima (debo hacer un blog de cine…). Muuucha conversa (casi película live) y luego “Nueva en la ciudad”, nice, yo me la repetí y otra vez quedé con esa sensación de “yes, we can” maravillosa.

Lectura after yo mientras amigui tuto. Y hoy las dos de vestido y sombrero tomando café en el Tavelli y luego crudo yo y ensalada ella en el Lomits (yammi yammi). (Es top que aquí año nuevo sea en verano). Now,a trabajar otra vez. Así que sí, todo el rato ¡Bienvenido 2010!

Imagen: Video de 2010 en Sydney… Alguna vez lo veré en vivo.

2 commentaires:

sole a dit…

K, muy feliz cumpleaños!!!
Que este 2010 sea increíble, es decir, ya partió increíble, con susurro al oído y todo.

Feliz año nuevo tuyo.

Anonyme a dit…

ya fui a Vitalys. Es guau. estoy en reseteo ahora. cuando este mejor te llamaré. eres candidata!. marce borquez