lundi, décembre 24, 2007

Un regalo: "Aprendiendo"


Aviso Importante (muy, para mí):

Por fi, ANTES del 31/12/2007, voten donde dice "VOTAR", al final del texto del post en ESTE LINK. Toma 1 segundo... Y yo estaría muuuuuuuuuuuyyy agradecida... "Por todos los segundos... Y todas las visiones"... (Es con melodía de fogata veraniega y todo)... "El último voto, el más importante", "porque en cada voto estás tú".... (y "le lleva" todos los slogans que sirvan, del imaginario colectivo. -Sí C. eso fue un "cariñito" para vocé... jajajaj-).

Después de la cuota de humor que siempre viene bien (aunque sea interesada, como en este caso), me pongo de pie... (ja) No, me pongo (algo más) seria para contarles que, mi hermana R. que nunca manda mails colectivos, recibió un mail de su querido amigo R. (pero es otro nombre con R, nombre de hombre...) y nos lo re-envió a muchos... Lo que es MUY raro. Por lo cual, imaginé (y le achunté), que se trataba de "algo" especial...

Es un texto atrubuido Borges*, muy famoso seguramente, que yo no conocía y que me pareció lindo lindo lindo. Me parece que habla de cosas a tener presentes todo el rato, pero que se hacen más pertinentes en momentos como ahora, en que se cierra un ciclo y se inicia otro.

Y con eso las reflexiones propias de estas instancias: ¿Qué balance me llevo de lo hecho en los últimos 365 días? ¿Qué logros tuve, qué fracasos, qué quedó saldado por fin, qué quedó pendiente aún, qué quedó postergado inexorablemente, qué es lo nuevo que se perfila en la agenda?...

La reflexión es, según yo, un auto regalo y si es guiada es un autoregalo desde un otro... puro dar, qué bonito ¿no?. Entonces, para aquéllos que conocen el texto que está aquí abajo en cursiva, les regalo la instancia de volver a leerlo en este minuto. Y para quienes, como yo hasta hace 1 día, no lo conocen, les regalo una invitación a conocerlo y reflexionar mediante su guía en imágenes mentales, en calma...


Aprendiendo.

Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañía no significa seguridad, y uno empieza a aprender…

Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes… y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calor del sol quema.

Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.

Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende… y con cada día uno aprende.

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.

Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás deseando no volver a verla.

Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistadas falsas.

Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.

Con el tiempo aprendes que disculpar… cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes.

Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.

Con el tiempo te das cuenta que aunque seas feliz con tus amigos, algún día llorarás por aquellos que dejaste ir.

Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.

Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados al cuadrado.

Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas.

Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.

Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba, ya no tiene ningún sentido.

Pero desafortunadamente, sólo con el tiempo.

Feliz noche de paz.

*El texto no me parecía del estilo de Borges, y como corresponde a una cita, quería poner la fecha y el libro de publicación, y empecé a googlear... Y pues a muchos les pareció lo mismo que a mí, y no existe el poema publicado por este autor argentino. Aparentemente es de una mujer llamada Verónica Shoffstall, escrito en USA. Información súper interesante al respecto, en el comentario final, de Gigi, el 28 de noviembre de 2007, de este post.

Para mucha gente en la red, el texto es bueno porque es de Borges, o es basura porque no lo es... Yo creo que cada uno es libre de opinar como quiera. A mí me interesa saber la autoría del escrito, porque me gustó el mensaje en sí, en forma y fondo, sea de quien sea.

Foto: Google image con palabra "navidad".


2 commentaires:

Aynna Dannan a dit…

Me encanto el texto!
Un abrazo por el año que viene. Esperemos que nos demos uno live in situ!

Cariños

Keep Walking a dit…

Katina, nadie como tu para ilustrar el fin de año. Entre tanta actividad, tanto atado, tanta salida y tanto desgaste de energía (que a veces suele ser inútil) ni siquiera ha habido tiempo para pensar... y tu ayudas en esa tarea. El texto, sea de quien sea, tiene su gracia y no da para una lectura rápida.

Gracias por compartirlo.

C*