El Esclavo Atlante

Esclavo Atlante, (1520-1540 app),
Miguel Ángel
Galería de la Academia, Florencia
Aquí fuente foto y algunos datos
Cuando estudié Estética, además de que se me abrió “el mundo de las ideas” (para dar crédito a Platón) conocí a mucha gente ultra interesante, la gran mayoría está -o estuvo- largo tiempo en el extranjero haciendo cosas a otro nivel. 

Con varios soy amiga aún y con otros tengo contacto en mayor o menor frecuencia (por ejemplo, con la Ale). En fin, una de las mejores cosas que me pasaron en ese tiempo, fue trabajar bien en grupo.

Hasta entonces, mi experiencia era nefasta, yo siempre prefería hacer las cosas sola. Pero en esa época trabajé con algunas personas, bien, y supe que un buen trabajo en equipo era un salto cuántico, se pasaba increíble y el resultado era de una potencia inimaginable y en tiempo record. Ahí aprendí que lo más importante en un proyecto, no es el qué, sino el quién.

Recuerdo varios trabajos –el de "Arte y Percepción", para Sánchez, con la Nadia, cuando nos repartíamos y citábamos la pila de libros por tamaño y/o color-; el del 18, para "Arte y Vida" que impartía Fidel, con la Xime y la Denise –cuyo matrimonio fue principesco en Castillo Hidalgo (lugar que conocí por ella y del que fue uno de los arquitectos una profesora mía en Arquitectura, de quien fui ayudante).

El más importante para mí fue el de "La espalda, como apoyo al dolor del alma" para un curso de Luis Hernán Errázuriz, y para el mismo curso, el más entretenido, "El objeto inútil", (del cual debería hablar alguna vez), que me inspiró, para una vez que yo fui profesora, encomendar uno similar. Pero me estoy desviando.

En fin, lo que quería comentar es que uno de los trabajos académico que más recuerdo, con la Giorgia, la Silvana, la Bárbara y la Ale, para la profe Viviani, fue el que hicimos en el contexto del Renacimiento, una de mis épocas favoritas de la Historia del Arte (el Románico también me encanta, entre otros varios) y lo hicimos sobre uno de mis artistas preferidos de la vida, Miguel Ángel, en el único rol con el cual él mismo se identificó, el de escultor.

En ese contexto, la Giorgia habló de Los esclavos. Yo no los conocía, pero gracias a esa instancia, supe de estas obras... Las vi...Y... 

Me pasaron tantas cosas en el alma con esas esculturas llenas de non finito… (sublimes a lo Kant). Y ahí también entendí por qué me gustaba tanto Rodin (Michelangelo fue su inspiración)

El asunto es que fue tan fuerte para mí ver esos hombres, gigantes y fuertes, aprisionados en la piedra... Tratando de salir, con movimientos potentes y con determinación, pero, no obstante, atrapados sin salida, por los siglos de los siglos...

Todo se veía tan claro. Tan cierto. Y tan tremendamente injusto. Me recorrió un escalofrío por la espalda... El mismo que reaparece cada vez que los veo de nuevo.
Escalvo barbudo    Esclavo joven
Galería de la Academia, Florencia
1530. Foto.
















Son seis esculturas en mármol, enormes, destinadas al que iba a ser el glorioso sepulcro del papa Julio II... Que finalmente se hizo a un tamaño mucho más reducido al diseño original. Pero existe, en Roma, y es donde está el Moisés.

Tumba de Julio II, con El Moisés.
Todo de Miguel Ángel, 1945
Pietro in Vicoli, Roma.
Link de la foto y datos muy interesantes.
Una de las versiones que me gusta (pero hay varias) es que el diseño original contemplaba, en la parte inferior, Victorias Aladas flanqueadas por esclavos, haciendo una alegoría a las artes, que perecían por la muerte de su promotor. 

En cuánto a esta representación masculina de las artes... por ahí leí esto y me encantó: "Miguel Ángel quiso reinterpretarlas radicalmente y son solo cuerpos masculinos desnudos, sin símbolos que las individualicen y expresando tensión como símbolo del esfuerzo y la búsqueda de la armonía de la creatividad humana". (Post en Blog de Sira Gadea, 2015).

Los esclavos (1513-1530), actualmente, se consideran esculturas inacabadas  y nunca fueron instalados en el Monumento para el cual fueron creados. Y están separados, dos en el Louvre y cuatro en la Galería de la Academia de Florencia.

Yo no creo que estén inconclusos. Miguel Ángel los hizo cuando tenía 30-45 años (joven, considerando que murió trabajando y cerca de los 90), o sea, si bien en esa época tenía muchos encargos y le faltaba tiempo, yo creo que sí tenía el vigor para terminar, si hubiera querido.

Además, encuentro raro que en vez de terminar uno, empezara otro!!!. Leí su biografía ( "Agonía y Extásis", maravillosa, aquí en word...) y él era incansable, andaba a caballo, era fuerte y perfeccionsita y no me calza que con su "Terribilitá", que era conocida, el que abandone las cosas así no más... Cuando le tomaba tiempo, esfuerzo y los mármoles no caían del cielo tampoco

O sea, él, al final, hacía lo que le dictaba el alma. A pesar de él. De ahí su frase célebre al papa Julio II, ¡Terminaré... cuando termine!.  Entonces, no, no creo que estén inacabadas, pese a todos los estudios.

Yo creo que lo tosco de estas eculturas, encerrados en la pierda, es tan coherente con su ser esclavo... Y por eso tan coherente que no estén terminados, porque su vida no es vida, es non finita... Y así tenían que quedar representados.

De los seis -El rebelde, El moribundo, El esclavo despertando, el barbudo, el joven y  El Atlante- mi favorito es lejos el esclavo Atlante.

En cuánto al esclavo Atlante, es, como sus "hermanos", un gigante de casi dos metros y medio.. pero él tiene la cabeza, literalmente, como un gran bloque...  

Verlo me estremece entera. Porque es tan fuerte cómo esta escultura da cuenta del gran peso de la vida... El que a veces se lleva en los hombros... Y anula al pensamiento... Que queda encerrado, atrofiándose, dentro de una piedra-sepulcro.Y, aunque seas grande, enorme incluso, vigorozo y vital, lo pétreo es insondable y finalmente te condiciona sin remedio, para siempre... Como al Dios Atlas.

Todo eso que me viene a mí cuando  la veo,  y seguro le pasa lo mismo a muchos,  evidenciando que toda esta obra tiene alma, y es fuerte y potente, y cuando eso se logra, está terminada en verdad, todo lo demás son detalles prescindibles...

San Mateo, Miguel Ángel,
1503, Galería de la Academia
(Cabe mencionar que, por circunstancias de la vida, en esa época, 1505 app, Miguel Ángel esculpía su "San Mateo", para un encargo que le hicieron de los 12 apóstoles, aunque sólo hizo - y en parte-, a Mateo, pero lo dejó y comenzó los esclavos, que formalmente se parecen... De hecho por eso el conjunto se exhibe todo junto en la Galería de la Academia de Florencia).

En el fondo, para mí, Michelangelo más que un artista del non finito, fue un precursor del post expresionismo... Lo cual también se puede ver en su última Pietá. 

O sea, si no se supiera que es renacentista, pasaría por una moderna o incluso contemporánea.


Pietá Rondanini, 1552-1565,
Miguel Ángel, Castillo Sforzeco, Milán.
Fuente datos y foto, wikipedia

*Webs  linkeadas...
Todo esto lo pensé y comenté en ese trabajo universitario, y lo que sigo sintiendo cada vez que veo a Atlante.

Y pensar que todo este post nació porque escribía Moisés y yo... que a su vez fue un apéndice de el Arte de mi alma...


Curioso como una cosa lleva a la otra... Pero igual, a veces, sí, sólo a veces, se dejan cosas muy buenas en el camino, aunque estén o parezcan inacabadas, como el, gran y conmovedor, Esclavo Atlante, de Miguel Ángel.
Atlante y los esclavos, par katinita

Commentaires

Posts les plus consultés de ce blog

Los 10 mejores piropos de mi vida

Bye bye Wai Kitai

El arte de mi alma (la previa)